Admitida a trámite la denuncia por la paternidad de Manolo Escobar

María Eva García Figueras, gijonesa de 58 años. / E. C.
María Eva García Figueras, gijonesa de 58 años. / E. C.

La jueza considera que existen pruebas para abrir la investigación que determine si la gijonesa María Eva García es hija biológica del cantante

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

Existen indicios suficientes para admitir a trámite la demanda de paternidad de Manolo Escobar por parte de la gijonesa María Eva García Figueras. La magistrada titular del juzgado de Instrucción y Primera Instancia de Villaviciosa ha dado un paso más en el procedimiento al decretar la apertura de las investigaciones judiciales respecto a la reclamación de la presunta hija del cantante.

Según fuentes próximas al caso, la demandante se encuentra «muy satisfecha» por la admisión a trámite de su denuncia. «Ha visto que por lo menos se van a hacer indagaciones para que pueda demostrar su versión», señala su entorno, que confían que se las pruebas de ADN confirmen la paternidad. María Eva ha optado por la discreción y mantiene silencio, al igual que su abogada, que prefiere dejar que hable la Justicia.

El hecho de que el cadáver de Manolo Escobar fuese incinerado tras su muerte en octubre de 2013 complica los trámites judiciales a realizar, a lo que se suma que la única hija legal del almeriense, Vanessa, fue adoptada junto a su difunta esposa, Anita Marx. Por este motivo, la magistrada podría ordenar la exhumación de los cadáveres de los padres del cantante, es decir, de los presuntos abuelos de la demandante. Otra posibilidad que se recoge en la demanda presentada es comparar el código genético de la gijonesa con los hermanos vivos del cantante, si bien este extremo podría también resultar infructuoso, ya que no todos los hermanos de Manolo Escobar compartirían ambos progenitores.

Según la versión de la gijonesa, adelantada por EL COMERCIO tras la interposición de la demanda, su madre mantuvo durante seis años una relación con el afamado artista, cuando este aún no era un cantante de renombre. María Eva nació el 26 de noviembre de 1960, tan solo un año después de que Manolo Escobar se casase con la alemana Anita Marx. El relato de la demandante señala que tuvo relación con su presunto progenitor hasta que cumplió los 18 años. La comunicación se cortó entonces después de que ella, supuestamente, no se quisiese trasladar a vivir a Madrid para cursar los estudios de piano, como deseaba el artista. Finalmente cursó la carrera de piano en el Conservatorio de Oviedo.

Durante su niñez, asegura, pasaba largas temporadas en la casa 'El Porompompero' que el cantante tenía en Benidorm. Según ella, la esposa de su supuesto padre estaba al tanto de la paternidad de Escobar fuera del matrimonio. En la demanda aporta como pruebas diversas fotografías con Manolo Escobar, además de otro material complementario que la jueza ha tenido en cuenta a la hora de admitir a trámite la demanda.

Entre esos principios probatorios se encontraría la carta manuscrita por la madre de María Eva García Figueras, de edad avanzada pero se encuentra en un delicado estado de salud. En ese escrito se puede leer: «Yo, con la cabeza lúcida, afirmo y juro que antes de mi matrimonio hubo una relación de novios con Manuel García Escobar. Después, mi María Eva nació por esa relación anterior. Mi hija María Eva García Figueras es hija natural, de sangre, de Manuel García Escobar, el conocido Manolo Escobar. Lo firmo y juro».

La mujer conoció al artista en Cataluña, donde ambos vivieron en la década de los 50. Tras la presunta relación con el cantante y de tener a su hija María Eva, se casó en Asturias y tuvo a sus otras dos hijas. Se da la circunstancia de que María Eva García Figueras comparte el primer apellido con el cantante, pero también con sus hermanas de madre, ya que su progenitor legal también se apellida García. Además de la demanda de paternidad, ha renunciado expresamente a los derechos respecto al hasta ahora padre legal, un trámite obligatorio para todo aquel que reclame ser reconocido biológicamente por padre o madre pero legalmente sea hijo de otra persona.

Una vez admitida a trámite en los juzgados, la demanda será notificada a las partes en un plazo de 20 días, es decir, la demanda le llegará a Vanessa en los próximos días. A partir de ahí, la demandante será citada para declarar ante la jueza instructora, quien solicitará las pruebas que considere oportunas en el transcurso de la investigación.

El testamento del artista

Tal y como explica María Eva, cuando falleció su presunto padre -quien protagonizó 19 películas y lanzó grandes temas como «Mi carro» o «El Porompompero»- intentó contactar con Anita, la viuda, de forma privada, pero tanto ella como Vanessa, su hija, se negaron. María Eva García Figueras no figuraba en el testamento de Manolo Escobar y su esposa e hija negaron cualquier vínculo familiar.

«Hemos tenido que sacar dinero de donde prácticamente no había para pagar a Hacienda, si quiere ser hija de Manolo Escobar lo que va a tocar es pagar un montón», aseguró la hija adoptiva del artista a Vanitatis hace dos años cuando le preguntaron sobre una supuesta hija secreta de su padre.

Los allegados de la demandante abundan en que la gijonesa no busca ningún rédito económico, si no que su pretensión es únicamente ser reconocida como hija legítima de su supuesto padre biológico. Será el juzgado el que lo determine ahora que la fase de instrucción ha arrancado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos