Dos jóvenes fugadas de un centro de menores protagonizan una persecución

La joven logró zafarse del agente al tirar su mochila al suelo.
La joven logró zafarse del agente al tirar su mochila al suelo. / Damián Arienza

La familia de una de las adolescentes había denunciado su desaparición después de faltar a clase desde el pasado miércoles

P. LAMADRID / R. AGUDÍN GIJÓN / OVIEDO.

Dos adolescentes de 14 y 15 años protagonizaron en la mañana de ayer una llamativa persecución en el entorno de la estación de ferrocarril de Gijón. Ambas se habían fugado días antes de un centro de menores ubicado en Llanera, según explicaron fuentes policiales. De hecho, la familia de la mayor de ellas había denunciado su desaparición el miércoles, jornada en la que no acudió a clase. Alrededor de las once y media, se encontraban en la terminal de tren y su comportamiento resultó «extraño» a los vigilantes.

En un principio, pensaban que podían haber robado sus pertenencias a alguno de los viajeros. Además, a un guarda de seguridad le resultaba familiar el rostro de una de ellas. Lo había visto en las redes sociales, donde la familia había difundido que estaba en paradero desconocido. Así las cosas, los vigilantes decidieron seguir a las jóvenes para confirmar o descartar sus sospechas e incluso llegaron a pedirles que se detuvieran. Al percatarse de este movimiento, las adolescentes echaron a correr. Los guardas consiguieron dar alcance a la mayor, cuya identidad se corresponde con las iniciales C. Á. N. Era la joven cuya familia había denunciado su desaparición. Pero la de menor edad se escapó y logró salir de la estación, iniciándose así una persecución en las calles del entorno, muy concurrido a esas horas por la cercanía también del Palacio de Justicia y un hotel.

Un viandante que presenció cómo el guarda de seguridad perseguía a la chica, la detuvo. El personal de la estación la condujo al interior de la terminal, donde se encontraba su compañera, y alertó a la Policía Nacional para verificar si las jóvenes habían cometido algún delito y si se trataba de la adolescente desaparecida. En pocos minutos, se personaron varios agentes en el lugar de los hechos. Comprobaron que ciertamente eran las mismas que habían huido del centro de menores de Llanera. Ahora bien, cuando iban a introducirlas en el coche patrulla, ambas volvieron a emprender la carrera.

Vecina de La Tenderina

Un agente logró pillar rápidamente a C. Á. N, vecina de Oviedo. Pero su compañera fue más rápida. Uno de los policías debió echar a correr a toda velocidad detrás de ella por las calles. Una escena que causó una gran sorpresa entre los transeúntes. A la persecución se unió, además, una patrulla que salía del juzgado. Finalmente, el agente logró interceptar a la joven. Tras pasar por la Comisaría, la Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de Gijón se encargó de trasladar a ambas adolescentes al centro de menores llanerense del que se habían escapado.

Algunas personas vieron a C. Á. N. el jueves en la calle Campoamor de Oviedo. Su madre, Silvia Nieto, sospechaba que había cogido un tren «hacia León con una amiga». Pero el destino inicial fue Gijón. «El mismo miércoles presentamos una denuncia en la Comisaría de la calle Juan Benito Argüelles», señaló. La familia reside en el barrio ovetense de La Tenderina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos