La Aemet defiende que sus predicciones se cumplieron «razonablemente bien»

La Aemet defiende que sus predicciones se cumplieron «razonablemente bien»
El miércoles por la mañana hubo buen tiempo en Oviedo y por la tarde, en la procesión del Nazareno, se necesitaron los paraguas. / ÁLEX PIÑA

Los hosteleros mantienen que las previsiones fueron «alarmistas» y «no acertaron», lo que influyó de forma negativa en el turismo

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

Las predicciones meteorológicas para la pasada Semana Santa en Asturias han soliviantado a hosteleros y hoteleros, que aseguran no fueron certeras e hicieron que muchos turistas desistieran de visitar la región durante estos días festivos. No es de la misma opinión el delegado territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en el Principado, Ángel Gómez, para quien esas predicciones «han descrito razonablemente bien la situación que ha acontecido».

Gómez explica que si la primera quincena de marzo llovió poco en la región, el mes resultó extraordinariamente húmedo en Oviedo, donde cayeron 169 litros por metro cuadrado cuando lo normal hubieran sido 78. En el aeropuerto se registraron 130,5, frente a los 82 de nivel de referencia. Pero apunta que ya se había advertido de que «se esperaba una Semana Santa con algo más de precipitación de lo normal». El delegado defiende que «la Aemet cumple con su labor de forma profesional y honesta, y sus predicciones son tan buenas como las de cualquier otro servicio meteorológico del resto de países avanzados». Es más, ante los avisos emitidos el fin de semana del 24 y 25 de marzo, por la borrasca 'Hugo', Gómez asegura que «se cumplieron». Mientras que los correspondientes a los días 30 y 31, «se han cumplido razonablemente bien».

Más información

No está de acuerdo la asociación Otea, que aglutina al sector turístico asturiano. Asegura que «no ha sido una buena Semana Santa» y que hubo «una ligera disminución» con respecto al año pasado. Y lo achaca a dos circunstancias. La primera es que cuando estas fiestas coinciden en marzo «suelen generar peores ocupaciones que cuando tiene lugar en abril, con la primavera más avanzada».

El segundo motivo concierne directamente a la Aemet: «Las informaciones meteorológicas alarmistas que se trasmitieron a través de los medios de comunicación a nivel nacional no han acertado e influyeron negativamente». Por ello, Otea calcula que en lugar de rozar el lleno la ocupación se situó entre el 80% y el 85%.

Pero habría que diferenciar entre los distintos sectores. El turismo de nieve generó «muy buenas ocupaciones con lleno en los establecimientos» y en el oriente asturiano también hubo un nivel de ocupación «aceptable». Las ciudades también registraron buenos datos, sobre todo en Oviedo, gracias a la Oviedo Cup, mientras que el turismo rural tuvo peores datos, especialmente en el occidente asturiano. Y todo ello a pesar de que «los establecimientos asturianos mantuvieron los precios». La estancia media fue de poco más de dos noches y media.

En cuanto a la restauración, Otea asegura que «también se ha constatado una disminución con respecto al año pasado, aunque hay diferencias de unos establecimientos a otros, dependiendo de la zona. El tiempo, menor uso de las terrazas y el ambiente en general resta negocio. Disminuyeron especialmente las cenas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos