El aeropuerto de Asturias registra el mayor tráfico internacional de su historia

El aeropuerto de Asturias registra el mayor tráfico internacional de su historia

Entre los ocho destinos internacionales figura la novedad de la línea con la localidad alemana de Múnich

EFE

El aeropuerto de Asturias ha registrado en 2017 el mayor tráfico internacional de su historia, ha acumulado tres ejercicios de crecimiento ininterrumpido y se propone seguir en esa línea en 2018, según ha anunciado hoy a Efe su director, Carlos San Martín.

"Nuestro objetivo es continuar en esa línea, todavía no tenemos cerrada la programación de verano, que es donde más tráfico hay, pero el año ha empezado bien, con más movimientos y más ocupación", ha declarado el director de la terminal aérea.

El pasado año ha sido el tercero de crecimiento de tráfico, en lo que es un hecho insólito en toda la historia del aeropuerto, con cifras "más que consolidadas", ha declarado Carlos San Martín en referencia a un ascenso de un 10 por ciento de media.

Además, se ha registrado el dato singular de haber obtenido una cifra récord de pasajeros internacionales, gracias a que las nueve compañías que operan en la terminal aérea ofertan ocho destinos con el extranjero, del total de 22 que legó a mover a más de 1,4 millones de personas.

Entre los ocho destinos internacionales figura la novedad de la línea con la localidad alemana de Múnich que busca completar las conexiones mercantiles vinculadas a Asturias.

"Del lado de la oferta, las compañías están apostando cada vez más por Asturias y por nuestro aeropuerto, y la buena noticia es que del lado de la demanda, la ocupación de los aviones, el número de asientos también ha crecido, estamos hablando de una media de un 77 por ciento", ha indicado al director del aeropuerto.

Una mayor oferta y una mayor ocupación, que están en el origen de este crecimiento, es debido, según el análisis que hace San Martín, al hecho de que las aerolíneas detectan potencial en Asturias debido a un crecimiento real de la demanda, como lo prueba que los aviones viajan cada vez más llenos.

Todas estas cifras de crecimiento son perfectamente asumibles por las actuales infraestructuras, según su máximo responsable, que cree que "el contraste entre la capacidad y la demanda se hace de manera continua y, hoy por hoy, no tenemos identificados grandes cuellos de botella".

Carlos San Martín ha apuntado que las instalaciones están dimensionadas para seguir creciendo y asumir una mayor actividad que ya se está constando en la temporada de vuelos de invierno, con una subida de un 3 por ciento, tanto en vuelos programados como en asientos.

En el balance de 2017 también figura la instalación de un nuevo ILS (Instrumental Landing System) de última generación, un aparato dotado de la máxima tecnología existente para operar con niebla, que redunda en una mejor operatividad de los sistemas y de la propia terminal aérea.

Con un coste cercano al medio millón de euros, el nuevo sistema, operativo desde el pasado 18 de diciembre, supondrá una mejora en las condiciones de operatividad de la infraestructura.

Según ha explicado Carlos San Martín, el objetivo del nuevo sistema es evitar en lo posible las incidencias de los desvíos a otros aeropuertos por cuestiones derivadas del clima, especialmente de la niebla.

El pasado año también se obtuvo la certificación de aeródromo de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea que certifica el cumplimiento de los máximos estándares de seguridad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos