El aeropuerto de Asturias registró el junio más cálido en los últimos 49 años

En Oviedo se superaron los 30 grados centígrados durante cuatro días consecutivos, pero el récord lo marcó Amieva, con 38,5

M. MENÉNDEZ GIJÓN.

Que el pasado mes de junio había sido muy cálido y húmedo ya se sabía, pero lo que llama la atención son los valores máximos alcanzados ese mes. Sin ir más lejos, el aeropuerto de Asturias registró el junio más cálido desde 1968, es decir, desde su entrada en servicio, con una temperatura media de 17,9 grados, cuando lo normal es 16,2. Otro dato destacable es que durante cuatro días consecutivos Oviedo soportó temperaturas superiores a los 30 gradas, en concreto entre el 17 y el 21 de junio. No obstante, según el avance del Boletín Climatológico Mensual de la Delegación Territorial en Asturias de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), la máxima registrada ese mes fue de 38,5 grados, el día 21, en Camporriondi (Amieva), mientras que la mínima fue de solo 2,2 grados, el día 5, en Degaña. La máxima precipitación recogida en 24 horas fue de 38,4 litros por metro cuadrado, el día 29, en Soto de la Barca, y la racha de viento máxima se alcanzó el día 28, en cabo Busto, llegando a los 114 kilómetros por hora. Otros datos reseñables son que en 28 de los 30 días del mes hubo tormenta en algún lugar de la región, registrándose un total de 3.929 descargas eléctricas. La actividad más intensa se alcanzó el día 9, con 809.

Este inusual junio se debió, según el citado boletín, a que la primera mitad del mes predominaron los vientos atlánticos, con grandes borrascas, pero la presencia del anticiclón de las Azores impidió que penetraran lo suficiente como para dejar lluvias importantes. En la segunda quincena, el protagonista fue el aire cálido del norte de África, que elevó la temperatura. No fue hasta final de mes que una borrasca centrada sobre las islas británicas trajo las tan ansiadas lluvias a Asturias y un acusado descenso térmico.

¿Cuál es la previsión para este fin de semana? En principio, la Aemet prevé para hoy cielos nubosos o cubiertos a primeras horas, con chubascos dispersos, ocasionalmente con tormentas de madrugada, que tenderán a desaparecer a partir del mediodía, cuando se irán abriendo claros. Las temperaturas máximas irán en descenso y el viento soplará flojo. Mañana la situación será similar, pues estará nuboso o cubierto, con lluvias y chubascos dispersos, más abundantes en el interior. Las temperaturas sufrirán un ligero descenso y los vientos continuarán soplando flojos.

La próxima semana no comenzará mejor, pues se mantendrán los cielos nubosos, con lluvias débiles y dispersas, y temperaturas con cambios muy ligeros. Lo malo es que la situación amenaza con mantenerse durante toda la semana y es posible, según las estimaciones, que Asturias no viva un día plenamente veraniego hasta el próximo fin de semana.

Fotos

Vídeos