Los afectados por la granizada tienen hasta el día 22 para pedir ayudas

Los alcaldes Sergio Hidalgo (Salas), José Víctor Rodríguez (Cangas del Narcea), Silvia Méndez (Ibias), José María Álvarez (Degaña), Rosa María Rodríguez (Belmonte) y José Luis Trabanco (Grado), con Casas. / Á. PIÑA
Los alcaldes Sergio Hidalgo (Salas), José Víctor Rodríguez (Cangas del Narcea), Silvia Méndez (Ibias), José María Álvarez (Degaña), Rosa María Rodríguez (Belmonte) y José Luis Trabanco (Grado), con Casas. / Á. PIÑA

«Se mirará cada caso, no todo es indemnizable», advierte el Principado. La tormenta de agosto afectó a siete concejos y Grado se llevó lo peor

R. MUÑIZ OVIEDO.

El pasado 26 de agosto una granizada sorprendió a parte de Asturias, abollando coches, afectando canaletas y provocando socavones con 'pelotas' de hielo de varios centímetros de diámetro. La precipitación, en pleno verano, sucedió el mismo día en que Lena rozaba los 30 grados, lo que da una idea de una de las características del fenómeno: tuvo una incidencia muy localizada.

En total afectó a siete concejos, «pero no de una forma homogénea; en un sitio lo cubrió de blanco y a cien metros ni se sintió», indicó Jesús Casas, director general de Desarrollo Rural y Agroalimentario. Hay también diferencias entre los municipios. «La mayor afección se localiza en Grado, luego tenemos a Ibias y Belmonte, el primero con cultivos de viña y el segundo con arándano y huerta bastante dañados», describió. En Cangas del Narcea y Tineo «no se puede decir que no haya» perjudicados, mientras Degaña y Salas son los dos territorios que menos sintieron la granizada.

El alto cargo del Principado tomó ayer las riendas del asunto, convocando a los alcaldes y a la Delegación del Gobierno para coordinar la respuesta. El acuerdo ahora es que los ayuntamientos recojan hasta el día 22 las peticiones de ayuda de los perjudicados, para su posterior tramitación por parte de la Administración central. Las autoridades hicieron ayer un llamamiento a la prudencia. «No vamos a crear falsas expectativas», manifestó Sergio Hidalgo, alcalde de Salas. En su municipio, indicó, «no estamos ante un número excesivo, los afectados están muy concentrados en toda la cuenca del Narcea».

«Se mirará caso por caso, no todo es indemnizable; obviamente quien vio su coche abollado y tiene un seguro a todo riesgo no podrá recibir ayudas», razonó el director general del Principado. El dinero público «hay que gestionarlo con mucha prudencia», recordó. Casas señaló que para superar estos embates «en el ámbito agrario existe el seguro, un instrumento potentísimo en el que gastamos muchísimo dinero público para subvencionarlo al 50%». Estas coberturas han repartido ya por ejemplo en Castilla y León más de cien millones a los afectados de la sequía. En Asturias, por el momento, el seguro no ha tenido que hacer frente a petición alguna por falta de agua.

Fotos

Vídeos