La afición al esquí llena el sector turístico

La elevada llegada de esquiadores generó esperas de hasta cuarenta minutos en la estación de Valgrande-Pajares. / JUAN CARLOS ROMÁN
La elevada llegada de esquiadores generó esperas de hasta cuarenta minutos en la estación de Valgrande-Pajares. / JUAN CARLOS ROMÁN

El adelanto en la apertura de las estaciones provocó «una avalancha» de viajeros «con hambre de nieve» | La oferta de alojamientos asturiana espera cerrar el puente con un 60% más de reservas que en 2016 y con siete de cada diez plazas ocupadas

ALEJANDRO FUENTE / LUCÍA RAMOS/ CHELO TUYA MIERES / LLANES / GIJÓN.

«En las colas para sacar el forfait, cuando hablaba con la gente, me han dicho que si no teníamos previsto esto. Claro que sí, pero llegamos hasta donde llegamos. Somos una instalación para una media diaria de poco más de mil personas. Y un día como hoy -por ayer-, se puede triplicar. No esperábamos esta avalancha».

El director de la estación Valgrande-Pajares, Javier Martínez Iglesias, confirmó lo que ya apuntaban dueños de hoteles y casas rurales: el esquí se ha convertido en el salvavidas del puente. Uno que comenzó con poca reserva hotelera, que solo apuntaba a buena ocupación en el fin de semana, y con una media del 60% para las casas rurales, excepción hecha de la comarca oriental, donde muchos colgaban ya el cartel de completo. El viajero de última hora y, sobre todo, las previsiones de cielos soleados y nieve han sumado viajeros. El presidente de Asturcentral, la asociación de turismo de la Montaña Central, Luis Núñez, resumió: «Hay hambre de nieve».

Desde primera hora de la mañana, los coches colapsaban los accesos a las estaciones, en busca de una plaza de aparcamiento. Hubo más público que en ningún otro día de la temporada anterior y eso generó tensiones. Había largas colas en las taquillas para la adquisición de los forfaits, lo que generó quejas entre los usuarios. El responsable del equipamiento tenía que dar, cada dos pasos, explicaciones. «Hacemos todo lo que podemos», respondía Martínez Iglesias a los esquiadores.

Unos deportistas que tuvieron que esperar hasta cuarenta minutos para adquirir el forfait, según datos ofrecidos por la estación. Colas ante la taquilla que se repetían para hacer uso de los remontes. No se notó la ausencia del remonte del Cuitu Negru, cerrado la temporada anterior.

Mejora de las previsiones

Había gente en las pistas y también fuera de ellas, porque eran muchas las personas que disfrutaron de la nieve junto a la carretera del puerto de Pajares , la nacional 630, o en cualquier lugar donde hubiera algo de pendiente cubierta de nieve desde la que deslizarse.

Imagen similar se pudo ver en la otra estación asturiana, Fuentes de Invierno. «Hemos registrado una gran afluencia de público, aunque sin problemas destacables», indicó el director del equipamiento allerano, Jorge Fernández Fierro. Las pistas no se encuentran abiertas al cien por cien (hubo algo más de siete kilómetros esquiables de los casi nueve que tiene), «pero la oferta es buena, con nieve abundante y de calidad». Los espesores se encuentran entre los quince y cuarenta centímetros, «lo que puede ser una buena base para el resto de la temporada si se mantienen bajas las temperaturas y llega alguna que otra precipitación». La respuesta del público avala la apertura temprana de ambas estaciones, que no cerrarán hasta el 1 de abril. Para hoy se prevé en Fuentes un dominio similar al de ayer, mientras que en Pajares hay plan de abrir 21 kilómetros de los 37 del equipamiento.

Un atractivo, el del esquí, que ha permitido mejorar las previsiones. El sector turístico calcula ahora cerrar el puente con un 60% más de ocupación que el año pasado. En 2016, el calendario escolar dispar hizo que la ocupación quedara, de media, en el 42%. Propietarios de hoteles y casas rurales estiman, tras este cambio, llegar a una media del 68%.

Eso supondrá que estarán ocupadas siete de cada diez plazas disponibles, con tirón especial para el fin de semana. A partir del viernes, Asturias tiene una media de ocupación ya del 82%, cifra que clonan Gijón y Llanes.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos