Agosto llega con nueve de cada diez plazas reservadas

El turismo asturiano gana en ocupación y rentabilidad con tarifas en tres estrellas más altas que categorías superiores en Galicia

CHELO TUYA GIJÓN.

Habitación doble en hotel urbano asturiano de categoría tres estrellas. Sin vistas al mar. Sin piscinas. Precio por día durante este fin de semana, 113 euros. Pasar los mismos días, pero en un hotel gallego de cinco estrellas, en plena capital y con piscina cuesta, este fin de semana, 96 euros al día. Pese a la disparidad de precios, la oferta asturiana roza el lleno en la antesala de agosto. La gallega tiene libres tres de cada diez plazas posibles.

La comparativa realizada por EL COMERCIO sobre los datos que facilita la principal central de reservas por internet, Booking, evidencian lo que el Instituto Nacional de Estadística (INE) reitera cada mes: el sector turístico asturiano gana en ocupación y rentabilidad. La temporada alta, la que tradicionalmente permite a los empresarios hacer acopio de provisiones para los meses en los que aún no se ha logrado batir la temida estacionalización, llega fuerte en 2017.

125 euros en el Reconquista

No obstante, el aumento de las tarifas asturianas siguen muy por debajo de los precios marcados por Cantabria o País Vasco. Como ejemplo, una misma cadena, Eurostar, que explota los cinco estrellas Araguaney en Santiago de Compostela; Real, en Santander y el asturiano Reconquista. Sus tarifas diarias para este fin de semana son 96, 125 y 279 euros, respectivamente.

Muy lejos de ellos se queda, como es habitual, la máxima categoría de la cornisa cantábrica, el María Cristina de San Sebastián. Pese a superar los 500 euros diarios por habitación, para este fin de semana no hay ninguna libre.

No obstante, los cinco estrellas asturianos no se quedan cortos. Están al 99%. Y no tienen mucha más disponibilidad el resto de opciones. Los alojamientos de cuatro estrellas llegan al 98%, mientras que los de tres lo están al 97%. Una demanda que tiene, como ocurrió en junio, a Gijón como protagonista, con el cartel de completo colgado en muchos de sus hoteles. Avilés llega al 94%, mientras que Oviedo se queda en el 72%.

Un crecimiento el de la hotelería que también tiene reflejo en la oferta rural y en la de camping. El amplio programa festivo de la región ha vuelto a generar clientes para un abanico de alojamientos cada vez más amplio. Llega Asturias al verano con 85.753 plazas, un 0,7% más que en 2016. Esperan los empresarios que el cliente se deje más que el pasado verano: 491 euros de media. En todo el viaje.

Fotos

Vídeos