Agosto turístico en pleno julio

Varios pasajeros a su llegada en el aeropuerto de Asturias, donde en verano se incrementa el número de vuelos. / J. S

Nueve de cada diez empresarios prevé mejorar o igualar la rentabilidad de 2016 | La patronal Exceltur vaticina «un verano extraordinario» y certifica que el 86% de los alojamientos asturianos tendrá más ventas

CHELO TUYA GIJÓN.

El fin de semana grande de las fiestas de San Fermín, el del 8 y 9 de julio, Pamplona logró una ocupación del 78%. Esos mismos días, Gijón alcanzó el 88%. De acuerdo a los datos de Booking, la principal central de reservas por internet, la confluencia de los festivales Metrópoli (que concluía) y Semana Negra (que comenzaba) venció al tirón de los encierros que tiñen de blanco y rojo la capital navarra. El lleno gijonés, que este fin de semana unirá el fin de la Semana Negra con el inicio del Oktoberfest, contribuyó a elevar la tasa de ocupación de Asturias, con Oviedo al 50% y concejos costeros casi sin plazas libres. Una alta tasa que se espera hasta septiembre.

Al menos, así lo creen los empresarios. La patronal Exceltur, que aglutina a las grandes confederaciones del sector (hotelero, aéreo, ferroviario y lúdico), dice que «los empresarios de Asturias, Cantabria y Galicia destacan entre los más optimistas respecto al tercer trimestre». Apunta en su informe, presentado ayer, que esperan los propietarios de alojamientos y restaurantes asturianos «el incremento de la demanda nacional y extranjera», un crecimiento marcado por «la recuperación de tarifas». De acuerdo a las estadísticas confeccionadas por Exceltur con las propias respuestas de los propietarios de alojamientos en Asturias, nueve de cada diez empresarios da por hecho que incrementará o mantendrá la rentabilidad de 2016.

Una rentabilidad al alza que, aunque lejos aún de las cifras de antes de la crisis, sí permite al sector volver a encontrar en el verano la tradicional despensa económica con la que mantener sus negocios durante los meses de menos visitas. Entre julio y septiembre de este año, el 86% de los alojamientos asturianos prevé tener más ventas que en 2016. Uno que ya fue de récord en la región. Porque Asturias rompió su techo turístico en 2015, con la llegada del turista '2 millones'. Un techo que volvió a rebasar el año pasado y que, dada la evolución de los cinco primeros meses del año (los datos de junio no saldrán hasta finales de este mes) será de nuevo superado en 2017.

Seis de cada diez subió el precio

Lo será porque Exceltur habla, sin tapujos, de «un verano extraordinario». El tercero consecutivo, ya que la ruptura del techo turístico asturiano llegó con años de récord nacional. La inestabilidad en otros países ha convertido a España en destino favorito del resto de países europeos, así como del propio viajero nacional. De acuerdo a los cálculos de los empresarios, «la actividad turística crecerá un 4,1%», unas previsiones al alza tras los buenos resultados del segundo trimestre.

Unas expectativas que, en lo que a Asturias se refiere, suponen unos beneficios al alza en el 61% de los casos. El 28,2% de los empresarios confirma que mantuvo los beneficios, y solo un 11% tuvo peor registro que el del segundo trimestre de 2016.

El documento explica también que seis de cada diez empresarios asturianos subió los precios entre abril y junio, una subida que no fue pareja al empleo, ya que solo cuatro de cada diez aumentaron plantilla. Justo la mitad de lo que crecieron sus reservas: ocho de cada diez tuvo más clientes.

El único pero que le ponen los empresarios al verano es la que consideran «competencia desleal» de las viviendas turísticas. En Gijón, tal y como ya adelantó EL COMERCIO, hay más ya que plazas de hostales y pensiones. En toda Asturias son 1.500 las plazas, que se suman a una oferta total de más de 85.000.

19 días con ILS activado

Unas plazas que tendrán más usuarios extranjeros este verano que en años anteriores. Porque si en el primer semestre uno de cada cinco usuarios del aeropuerto de Asturias llegó en un vuelo internacional, la tendencia estival es al alza.

Unos vuelos que están garantizados tras aplazar Aena al otoño las obras previstas en el aeropuerto asturiano. Unas que permitirán certificar la instalación sin tener que recortar la pista, como estaba previsto inicialmente. Para llevarlas a cabo es necesario suprimir, temporalmente, el sistema de ayuda al aterrizaje, conocido como ILS. El aplazamiento ha evitado que durante 19 días, entre el 1 de junio y ayer, la niebla impidiera la operatividad en la terminal. En esos 19 días, la falta de visibilidad obligó a activar el sistema que permite despegar y aterrizar.

Más

Fotos

Vídeos