Almeida: «Se necesita gente que haga muy buenos platos, pero que sepa venderlos»

José Luis Álvarez Almeida. / Á. P.
José Luis Álvarez Almeida. / Á. P.

El presidente de Otea ve el grado universitario de Gastronomía «necesario» porque saldrán titulados que «harán más rentables las empresas»

JESSICA M. PUGA GIJÓN.

El presidente de la Asociación de Hostelería y Turismo en Asturias (Otea), José Luis Álvarez Almeida, cree que tener un grado de Ciencias de la Gastronomía en Asturias es «una idea excelente y necesaria». De hecho, señala que la región «se lo merece» y que desde su asociación están colaborando codo con codo con la Universidad de Oviedo y la Facultad de Turismo para sacar adelante el proyecto que el centro privado adscrito con sede en Olloniego pretende implantar el curso 2018-2019.

«Se trata de una formación distinta a la que actualmente se imparte en los centros de Formación Profesional que hay en la región», asegura Almeida, quien explica que los jóvenes que obtengan esta nueva titulación habrán visto contenidos relacionados con gestión, sostenibilidad, energías renovables y rentabilidad, entre otras. «Aquí no estamos hablando de crear simplemente eruditos en gastronomía, sino que esos eruditos serán capaces de sacar rentabilidad a las empresas haciéndolas más eficientes y más respetuosas con el medio. Es decir, nos referimos a fusionar conocimiento, empresa y sostenibilidad», agrega. Además, advierte de que los nuevos tiempos y las diferentes inquietudes provocan que «hoy en día nuestro sector necesite tanto gente que haga muy buenos platos como personas que sepan venderlos». Por eso, no duda en señalar que los 33.000 profesionales que viven del turismo en la región se beneficiarán en caso de que el proyecto salga adelante.

Aunque «aún es muy temprano» para confirmar determinadas cuestiones, el presidente de Otea adelanta que su asociación reunirá a un grupo de expertos en el sector para que aporten al proyecto sus criterios y experiencia, si bien aún no sabe si serán parte del profesorado o tendrán un papel asesor. «Nuestro objetivo es que las enseñanzas que se impartan sean lo más reales y cercanas posible a la empresa», explica.

De los cuatro años que los estudiantes estarán cursando esta nueva titulación, al menos uno y medio lo pasarán haciendo prácticas en empresas. «Asturias tiene la capacidad para darles salida a todos. En la región tenemos más de 14.000 empresas turísticas registradas que se encargarán de ello», indica Almeida, al tiempo que insiste en que con este nuevo grado «se va a abrir un escenario diferente porque estos alumnos no cubrirán plazas de recepcionista, camarero o cocinero».

Para el presidente de Otea todo lo que suponga lograr una sociedad mejor formada desde el punto de vista universitario revierte en la ciudadanía porque permite interpretar una misma cosa de diferentes maneras. Sostiene que esto pasa tanto con estudios relacionados con la cocina como con otros. «Ahora se necesita esta titulación y después se requerirá un máster y todo lo que la sociedad pueda absorber».

A la hora de sentar las bases del grado se fijarán en lo que se hace en otros centros de España: «Miraremos y copiaremos los modelos que están ya funcionando aplicando el sentido común y mejorando lo que creamos conveniente».

Fotos

Vídeos