Alonso no ve «margen para una rebaja sustancial» de las tasas universitarias

«El ministerio es muy generoso al anunciar esta medida. Él invita y nosotros pagamos», reprocha el consejero de Educación

R. AGUDÍN / L. MAYORDOMO OVIEDO / GIJÓN.

El Ministerio de Educación está dispuesto a reducir las horquillas de precios a partir de las cuales las comunidades autónomas fijan las tasas de matriculación en grados y másteres universitarios. Lo hará si el proyecto de Presupuestos Generales acaba siendo aprobado en el Congreso. Pero esa posibilidad, la de bajar los precios de las matrículas a los universitarios, tendrá que estudiarse ahora en cada comunidad. Es lo que, según manifestó ayer el consejero de Educación, Genaro Alonso, hará el Principado. Aunque ya avanza que, tras seis años sin tocar las tasas de primera matrícula en los grados que oferta la Universidad de Oviedo -este curso, además, la congelación de precios se extendió a las sucesivas matrículas- el Principado no prevé «demasiado margen para una rebaja sustancial».

«En los próximos días veremos qué se puede hacer de cara al próximo curso, porque el esfuerzo que estamos haciendo con la congelación de las tasas es importante. Lo que vamos a hacer es estudiar esta nueva situación y ver si podemos hacer algún tipo de rebaja», expuso Genaro Alonso, que ayer visitó las obras de ampliación del aulario infantil del colegio de La Corredoria, en Oviedo.

En tono irónico, el consejero de Educación se refirió a la «generosidad» del ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, que llegó a dejar abierta la puerta a la gratuidad de las matrículas. «Es muy generoso al anunciar esta medida. Él invita y nosotros pagamos», manifestó en referencia a que «quienes van a tener que pagar la reducción de tasas son las comunidades autónomas», al tiempo que reclamó una compensación económica por parte del Gobierno central para poder aplicar esa bajada de los precios de matrícula.

El ministerio ya bajó el año pasado la horquilla de los másteres no habilitantes para permitir que sus tasas se igualasen a las de los grados. Ahora lo que pretende es hacer lo mismo con los estudios de grado para, según manifestó el miércoles Méndez de Vigo, «permitir que sean más asequibles».

Los alumnos de la Universidad de Oviedo demandan una reducción de las tasas de primera, segunda y sucesivas matrículas y la equiparación a la baja de los precios de grado y máster. Hace unos meses enviaron al consejero de Educación un escrito en el que le instaban a aplicar una rebaja progresiva de las tasas de matriculación a partir del curso 2018-2019.

Obstáculo

El propio rector, Santiago García Granda, que siempre se ha mostrado a favor del abaratamiento de las matrículas, llegó a reconocer durante el último claustro que las tasas de la Universidad de Oviedo son un obstáculo a la hora de competir con instituciones académicas de comunidades vecinas, como Cantabria o Galicia, con precios más bajos.

El Gobierno central aprobó en 2012, vía decreto, ampliar las horquillas de precios para que las autonomías fijaran sus tasas universitarias, lo que dio lugar a una gran disparidad de precios en función de en qué comunidad se matriculara un alumno. Madrid y Barcelona fueron las regiones que más aumentaron las tasas. En Asturias, el precio medio para los estudios de grado se sitúa en 1.028 euros, cuando hace ocho años costaba un 38% menos. Ahora, el ministerio dice estar dispuesto a reducir los márgenes y abaratar las matrículas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos