Un alumno en la zona rural cuesta siete veces más que en la urbana

Genaro Alonso. / ALEX PIÑA

Educación plantea una convocatoria de interinos en la primera semana de septiembre de 2018 «con pocas plazas» y otra mayor días después

E. RODRÍGUEZ OVIEDO.

El consejero de Educación, Genaro Alonso, compareció ayer en la comisión sectorial de la Junta General para responder, entre otras preguntas, a la que le había planteado Podemos sobre los recortes en la escuela rural, donde estudian 3,176 alumnos (872 de Infantil; 1.824 de Primaria y 470 de Secundaria). «Niego los recortes, porque recortar es quitar habiendo lo mismo. ¿Pero qué pasa cuándo no hay alumnos, cuando las escuelas cierran por muerte natural? No es igual recortar que ajustarse a esa realidad».

Y para argumentar el apoyo de su departamento a los centros rurales dio cifras. Recordó que éstos se mantienen abiertos con cuatro alumnos y si la cifra es menor no desafecta el edificio, a la espera de si se recupera la matrícula en 2018. «La ratio media-profesor -dijo- no llega a los diez estudiantes por grupo mientras que en el área metropolitana asciende a dieciocho, y el coste en personal por alumno en Infantil y Primaria es de 27.000 euros cuando en el área rural es de 4.000». Según esos datos, el importe medio es siete veces mayor que en la zona urbana.

El curso pasado, «en gastos de funcionamiento, se invirtieron 466.000 euros en los Colegios Rurales Agrupados (CRAs) -17.000 euros por centro- y el número de horas de atención a la diversidad es el equivalente a 740 maestros».

El diputado de Podemos Andrés Fernández Vilanova criticó «el tono triunfalista» del consejero y aludió a las protestas este verano de las familias de los colegios de Belmonte de Miranda, Nuestra Señora de la Humildad, en Soto de Luiña (Cudillero) y Matedrático Pedrayes de Lastres.

El encargado de responder fue el director general de Personal Docente y Planificación Educativa, Roberto Suárez Malagón, quien explicó que los ajustes de organización, en el caso de Lastres, se debieron a que «la directora, que el curso pasado itineraba a otro colegio, dejó de hacerlo y por tanto ahora tenía más horas de dedicación».

En los tres centros, afirmó, las peticiones de los equipos directivos se centraron en disponer de media plaza más a modo de apoyo a sus funciones para tener mayor liberación para otras tareas. «Nunca eran casos de desatención de los alumnos en sus horas curriculares». En el Matemático Pedrayes y Nuestra Señora de la Humildad esa solicitud de media plaza ha sido atendida, según señaló Suárez Malagón.

Ampliar la de Ceceda

Por su parte, Nicanor García, de Ciudadanos, preguntó por la falta de profesores a inicio de curso. El consejero -que calificó la primera adjudicación de agosto de «perfecta- señaló que «hay margen de mejora». En este sentido, Malagón avanzó que la idea es «hacer una convocatoria en la primera semana de septiembre con pocas plazas, pues antes del día de Asturias los institutos están preparando el curso, y realizar una tercera días después».

A preguntas de Pedro Leal, de Foro, que apuntó cómo interinos con menos méritos pueden tener acceso a mejores plazas en la segunda convocatoria, Alonso reconoció que «no es justo». Concha Masa, de IU, se interesó por los problemas del transporte, que la consejería minimizó cuando se transportan a 15.000 alumnos en 142 rutas. «Los taxis del curso pasado no siempre acuden a la licitación o pujan con otras pretensiones» y, a preguntas del PP, apuntó que se ampliará la escuela de Ceceda (Nava) y está en estudio, según la matrícula, reabrir La Peral (Illas).

Fotos

Vídeos