Los alumnos defienden la modalidad pública del grado de Educación Física

Pablo Rodríguez, impulsor de la iniciativa (en primera fila, en el centro) con varios de los alumnos que respaldan su petición, ante la Facultad de Formación del Profesorado y Educación. /  M. ROJAS
Pablo Rodríguez, impulsor de la iniciativa (en primera fila, en el centro) con varios de los alumnos que respaldan su petición, ante la Facultad de Formación del Profesorado y Educación. / M. ROJAS

Pablo Rodríguez, de segundo de Magisterio, lleva recogidas más de 1.500 firmas y suma el respaldo de asociaciones y Consejo de Estudiantes

LAURA MAYORDOMO OVIEDO.

«No tenemos nada en contra de la educación privada en general y de la Facultad Padre Ossó en particular. Simplemente, creemos que no se debe atajar una demanda educativa por la vía privada siendo posible una alternativa pública, a la que alcanza la mayoría social». Pablo Rodríguez, alumno de segundo curso del grado de Maestro de Educación Primaria en el itinerario bilingüe, es determinante en su exposición. Defiende que el grado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte -que la Universidad de Oviedo estudia incorporar a su oferta académica- sea impartido en la Facultad de Formación del Profesorado. Este centro presentó meses atrás al rectorado su propuesta, al igual que ha hecho la Padre Ossó, centro adscrito a la Universidad. Cuál de las dos seguirá adelante es decisión del equipo de gobierno de Santiago García Granda.

Al tener conocimiento de ambas propuestas, el alumno de Magisterio decidió posicionarse y lanzar una campaña de recogida de firmas a través de internet a favor de la modalidad pública porque, subraya, «fomenta la calidad, conlleva unos costes mínimos y ya cuenta con un profesorado competente, formado y cualificado». Además de que la matrícula costaría en ella 1.068 euros, frente a los 3.795 euros de la Padre Ossó.

En un mes consiguió una repercusión que ni siquiera imaginaba: una notable movilización social, algo más de 1.500 firmas, el apoyo de la práctica totalidad de las asociaciones estudiantiles y que el asunto fuera abordado tanto en sus asambleas como en el Consejo de Estudiantes. «Empecé con la idea de ver si había más gente que pensara como yo, pero nunca esperando que conseguiría la respuesta que hubo finalmente. Me habría contentado con cien personas y llegamos a las 1.500», agradece Pablo Rodríguez.

«No se debe atajar una demanda social por la vía privada habiendo otra alternativa»

Para visibilizar estos apoyos, más de cincuenta alumnos de la Universidad de Oviedo se congregaron esta semana frente a la Facultad de Formación del Profesorado y Educación para posar para la foto que acompaña esta información y dejar claro que «creemos que debe ser la Universidad Pública la que dé respuestas a las demandas formativas de la sociedad» y la que asuma la docencia de un grado que, «teniendo en cuenta los desplazamientos de alumnos asturianos a otras comunidades, tiene una gran demanda y es necesario». Según los datos de los últimos cuatro años, una media de treinta jóvenes abandonan Asturias cada curso para realizar estos estudios. Una cifra a la que habría que sumar la de los alumnos que acaban matriculándose en otras carreras de la Universidad de Oviedo ante la imposibilidad de sufragar sus estudios fuera de la región. «Conozco muchos ejemplos, en mi facultad y en otras», constata Rodríguez.

En unos días cerrará la campaña de recogida de firmas abierta en la plataforma change.org. y todos esos apoyos serán enviados al vicerrector de Organización Académica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos