Los alumnos que ingresan en FP son un 74% más que los que entran en la Universidad

Un alumno del Centro Integrado de Formación Profesional (CIFP) de Cerdeño, en Oviedo, en el taller de soldadura. /
Un alumno del Centro Integrado de Formación Profesional (CIFP) de Cerdeño, en Oviedo, en el taller de soldadura.

7.850 estudiantes inician este curso el primer año de enseñanzas profesionalizantes frente a los 4.500 de la institución académica

ELENA RODRÍGUEZ OVIEDO.

En el presente curso, han iniciado un grado medio de Formación Profesional (con jóvenes, en su mayoría, de 18 años), un grado superior y enseñanzas artísticas un total de 7.316 estudiantes. Sumando la FP básica (dirigida a alumnos de entre 15 y 17 años) y que, según recuerda la consejería también es una enseñanza profesionalizante, son 534 más. En total, 7.850 frente a los 4.500 que se incorporaron a la Universidad (sin contar matrículas parciales). Educación no entra en interpretaciones, pero indica que «son datos que la sociedad no conoce y ponen de relieve el papel formativo que tiene la FP».

Echando la vista atrás, al inicio de la crisis, las matriculaciones en FP no han dejado de crecer frente al descenso en alumnos en la Universidad. Solo en los grados superiores ya hay 3.900 estudiantes frente a los citados 4.500 universitarios. Pese a todo, Educación rehuye de la autocomplacencia dada la gran «pirámide invertida» que hay, la brecha que existe entre la formación de la población y las necesidades laborales.

El presidente del Consejo Regional de la FP, Ramón Canal, pone un ejemplo. «Ahora tenemos una estructura que es como un reloj de arena. Abajo hay una base grande de personal no cualificado, desempleado tras el 'boom del ladrillo'; se estrecha en el centro, con pocos técnicos de grado medio y mandos intermedios (grado superior) y arriba vuelve a haber una base con muchos licenciados».

Europa pide un cambio

Sin embargo, subraya, «el Consejo y la Comisión Europea, en su estrategia 2020 para sacar al viejo continente de la crisis, alude a que las necesidades formativas son otras atendiendo a las necesidades empresariales». Ya no responden a la forma del reloj de arena, «sino a la de un tonel, con una base estrecha tanto arriba como abajo y que se ensancha en el centro, necesitando a personas con la cualificación de un grado medio o superior». Por tanto, el enfoque, indica, hay que ponerlo en la FP y especialmente en Asturias, donde «casi un 70% de los trabajadores del metal rozan los sesenta años y se va a producir un relevo generacional bestial entre los próximos cinco y siete años», como ya dijo el pasado sábado, en la presentación del nuevo plan de Formación Profesional 2017-219.

En la región, ésa es una de las principales razones, pero hay otra, que es la necesidad que tienen las empresas de que los trabajadores se adapten al cambio, a nueva maquinaria, nueva tecnología y nuevos métodos de trabajo en un mundo que se transforma cada vez más rápido. Y en este punto, señala, la práctica adquirida por quienes se forman en FP es un factor determinante, frente a las enseñanzas universitarias, «más teóricas». «El mercado no necesita personas que sepan mucho de algo, sino mucho de saber hacer y saber aprender» cuando, además, «se nos está diciendo que el 80% de los niños que ahora están en Primaria trabajarán en empleos que aún no existen».

El sector metal aún tiene dificultades para atraer alumnos frente a ramas como Imagen y Sonido. «En el caso de Ingeniería Informática, Inteligencia Artificial también va a tener una fuerte demanda».

Pese a todo y a que, según la memoria de 2016 del Consejo Regional de FP, el 57% encuentra empleo y el 66,3% trabaja en la misma profesión para la que se ha formado, el informe 'Panorama de la Educación 2017' de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos revela que la tasa de escolarización de FP en España es de un 12% (también en Asturias) frente al promedio del 26% de los países industrializados.

Ante este dato, hay fuentes que matizan que «no todos los sistemas son iguales, pues en Alemania es el propio centro el que decide qué alumno estudia FP». Y, dentro del escenario regional, apuntan que, «mientras que los grados superiores están llenos, en los grados medios hay ocho que este año no se abrieron».

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos