Los análisis que reducirán las amniocentesis empezarán a realizarse este verano

El director de Atención Sanitaria del Área IV, José Antonio Vecino, Francisco del Busto y Belén Prieto, responsable de cribados. / H. ÁLVAREZ
El director de Atención Sanitaria del Área IV, José Antonio Vecino, Francisco del Busto y Belén Prieto, responsable de cribados. / H. ÁLVAREZ

El consejero de Sanidad destaca que con el test de ADN fetal se podrán evitar de 120 a 150 pruebas invasivas al año a las embarazadas

S. G. ANTÓN GIJÓN.

El test de ADN fetal, que permite evitar entre un 68 y un 85% de las pruebas invasivas que se practican a las embarazadas para confirmar alteraciones cromosómicas en el feto, se empezará a practicar en Asturias a partir de este verano. Así lo confirmó ayer el consejo de Salud, Francisco del Busto, durante una visita al laboratorio del HUCA.

Tal y como avanzó EL COMERCIO, la consejería había puesto en marcha una comisión para implantar ese test de ADN. Al año, los servicios médicos acaban aconsejando la realización de amniocentesis a una media de 175 embarazadas. Con esta nueva prueba, estima la consejería, se podrían evitar entre 120 y 150.

«Llevamos unos meses trabajando en su puesta en marcha y ahora el grupo de trabajo constituido está ultimando el protocolo de actuación», dijo Del Busto. En cuanto esté listo, se sacará a licitación el concurso público para la realización de la prueba que tiene una fiabilidad superior al 99% en la detección del síndrome de Down en el feto. Un test disponible desde hace unos año en la sanidad privada, que actualmente tiene un coste de entre 200 y 300 euros.

Con la puesta en marcha de este test, un análisis de sangre de la madre, destacó la consejería, se reducirán significativamente el número de pruebas invasivas y, por tanto, «los peligros que conllevan».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos