Los apicultores asturianos, molestos con el reparto de las primas de polinización

Los apicultores asturianos, molestos con el reparto de las primas de polinización

También se mostraron disconformes con los problemas que se plantean para la incorporación de los jóvenes al sector

Marco Menéndez
MARCO MENÉNDEZGijón

La Federación de Asociaciones de Apicultores del Principado de Asturias, Agricultores Asociados del Principado y la Asociación Gijonesa de Apicultores mostraron ayer al director general de Ganadería, Ibo Álvarez, su disconformidad con el reparto de las primas de polinización previsto para este año. Las tres entidades aglutinan a 1.500 apicultores y 20.000 de las 44.500 colmenas de la región. Santiago Menéndez, vicepresidente de la federación explicó que «nos encontramos con que ya estaba todo hecho y no se nos consultó nada. La prima se reparte para 8.000 colmenas que están distribuidas en las pocas explotaciones que se llevaron todo el dinero en los últimos años». Critican que queden fuera de estas primas «las explotaciones con menos de 80 colmenas. ¿Qué es, que esas no polinizan?», se pregunta Menéndez. El caso es que solo han conseguido la posibilidad de presentar escritos y celebrar reuniones con vistas a que el año que viene puedan conseguir alguna de las primas a repartir.

También se mostraron disconformes con los problemas que se plantean para la incorporación de los jóvenes al sector. La norma dice que no pueden tener más de quince colmenas, pero «si exigen que sean profesionales y permanecer al menos cinco años, ¿cómo se va nadie a aventurar si no tiene una experiencia previa? En realidad, hasta que no tengas más de 50 colmenas y una experiencia de tres o cuatro años no puedes hacerte profesional, porque no conoces el manejo. Además, corres el peligro de tener que devolver a la administración la ayuda de 25.000 euros más intereses», apunta Santiago Menéndez.

Otro asunto que trataron en la reunión de ayer con Ibo Álvarez fue la necesidad de que cuenten con ellos en la organización de jornadas técnicas o formativas, pues aseguran que «hasta ahora había injerencias de empresas interesadas en determinados productos, no en lo que demandan los apicultores».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos