Abren una investigación sobre el fallecido en la sauna de Villaviciosa

La iglesia parroquial de Villaviciosa se llenó de familiares y amigos de Francisco Montes. / A. G.-O.

«No sabemos qué decir ni qué reclamar», dijo el párroco en el funeral de Montes, cuya familia espera conocer el martes el resultado de la autopsia

ALICIA G.-OVIES VILLAVICIOSA.

La empresa FCC-Aqualia ha abierto su propia investigación sobre el fallecimiento de Francisco Montes Carneado, quien apareció muerto en la sauna de la piscina municipal de Villaviciosa el pasado jueves tras haber pasado toda la noche en su interior. Una investigación que se suma a las iniciadas por la Policía Judicial y el Ayuntamiento maliayo. Todas ellas tienen como objetivo aclarar los hechos y determinar si el protocolo se siguió de la forma correcta. Mientras, la familia del fallecido aguarda por los resultados de la autopsia, que esperan poder conocer el martes.

Será entonces cuando decidan qué medidas tomar, aunque el hermano del fallecido, Manolo, adelantaba hace dos días que pondrían lo sucedido en manos de un abogado.

Sin saber qué pasó en aquella sauna, familiares y amigos despedían ayer a Francisco Montes. La iglesia parroquial de Villaviciosa se llenó de amigos y vecinos que quisieron acompañar y apoyar a la familia en estos difíciles momentos. Consternados, daban su último adiós a este maliayo, licenciado en Derecho y que acababa de volver a la localidad hacía pocos meses. Su hermano Manolo y las hijas de éste, visiblemente afectadas por la muerte de su tío, estuvieron arropadas en todo momento por los asistentes.

La homilía estuvo presidida por el párroco Juan Hevia, compañero de clase de Montes. «Estoy aquí como compañero de vida, de estudios de Fran», explicaba. Supo que Francisco había muerto mientras participaba en un campamento infantil: «Nos ha dejado a todos paralizados, de piedra».

El sacerdote no pudo evitar hacer referencia a las circunstancias que rodean el fallecimiento de Montes. Su cuerpo fue encontrado al acceder por la mañana a las instalaciones una empleada de la limpieza, lo que ha provocado las críticas de muchos vecinos del concejo, quienes no entienden que no se hubiese comprobado si quedaba alguien en las instalaciones, sobre todo tras saber que incluso su hermano acudió a la piscina a preguntar si estaba allí. «No sabemos qué decir, ni qué reclamar», lamentó Hevia.

Entre los asistentes al funeral se encontraba el alcalde, Alejandro Vega, quien no dudo en dar su pésame a la familia. El político socialista aseguró que desde el equipo de gobierno harán lo necesario para aclarar lo sucedido y garantizó que se tomarán las medidas oportunas si las investigaciones concluyen que hubo algún responsable.

Sin registro de salida

Francisco Montes entró a las instalaciones municipales en torno a las cuatro de la tarde del miércoles. La piscina municipal cuenta con un registro de entrada. Cada usuario debe acudir con su tarjeta personal para poder entrar. Algo que no ocurre a la salida, donde este paso no es necesario. Montes accedió a la sauna hacia las seis de la tarde y su cuerpo no se encontró hasta pasadas las siete de la mañana.

Habrá que esperar a las investigaciones puestas en marcha por el Ayuntamiento, la Policía Judicial y Aqualia, que trasladó su apoyo y pésame a la familia, para esclarecer qué pasó y saber si se podría haber hecho algo para evitar la muerte de Francisco Montes. En principio se descarta que fuera por una causa violenta y se apunta a causas naturales; el fallecido tenía diabetes.

Fotos

Vídeos