La incorporación del Gobierno central da «el pistolezo de salida» al área metropolitana de Asturias

La incorporación del Gobierno central da «el pistolezo de salida» al área metropolitana de Asturias
Jorge Palacio (delegado de Fomento), Ignacio Palacios (presidente de la Facc), Mariví Monteserín (alcaldesa de Avilés), Raquel Casado (directora provincial de Tráfico), el director general Juan José Adolfo Pereiro, el consejero Fernando Lastra, Wenceslao López (alcalde de Oviedo), Anibal Vázquez (alcalde de Mieres), Jesús Sánchez (alcalde de Langreo), Fernando Couto (edil de Gijón), Ángel García (alcalde de Siero) y Gonzalo Mesa (delegado de Industria y Energía). / MARIO ROJAS

Los ayuntamientos debatirán ahora en sus plenos qué idea trasladan a las nuevas comisiones de autoorganización y movilidad

Ramón Muñiz
RAMÓN MUÑIZGijón

El nuevo intento para constituir un área central cobra forma. El pasado día 2, el consejero Fernando Lastra y los alcaldes de los seis concejos más poblados acordaron un sistema de trabajo al que ayer sumaron nuevos actores. Lastra invitó de nuevo a los regidores, pero también a los representantes de los grupos municipales en cada ayuntamiento, la directora provincial de Tráfico, el director del área de Fomento en la delegación del Gobierno y su homólogo para Industria y Energía. También al presidente de la Federación Asturiana de Concejos (Facc). Fue una asamblea de unos cuarenta políticos y funcionarios que cumplió varias metas.

«Hemos incorporado a la administración del Estado, entonces ya estamos las tres administraciones en una disposición de cooperar», presentó el consejero. La idea ahora es avanzar en dos grupos de trabajo: uno que decida la forma de autoorganización del área metropolitana, y el otro centrado en mejorar la movilidad de los asturianos. Al frente de cada comisión estará un funcionario de la consejería, ejerciendo la coordinación. Por encima supervisará e impulsará el director general de Ordenación del Territorio, Juan José Adolfo Pereiro.

«Ponemos un método de trabajo, pero el fenómeno metropolitano está siendo impulsado de manera convincente por ellos mismos», matizó el consejero, en referencia al poder local. La idea es que ahora cada ayuntamiento consensúe en sus plenos y comisiones su planteamiento sobre la movilidad y el autogobierno. Una vez alcanzada esa posición, cada consistorio la elevará al grupo de trabajo metropolitano correspondiente, con una novedad: ese mensaje lo transmitirán los equipos de gobierno y los grupos municipales interesados en participar del debate.

La reunión de ayer «es la expresión de una manera de trabajar en donde nadie sobra, la pluralidad está bien representada y un grupo no relativamente grande es capaz de articular opiniones de una forma sensata y razonable», defendió el consejero. Lastra se cuidó de definir cuál será el resultado final de esta organización. «Vamos con pies de plomo», reconoció. «Hoy me preguntaron que esto cómo se financia, oye, como digáis y los demás participaremos. Hoy si vas a un área metropolitana establecen una cuota, y si es un consejo establecen el mecanismo que considere quien participe en él», expresó. Todo lo más que concretó fue al decir que la autoorganización pasaría por un consejo metropolitano pero «hay que ver cuál es la manera jurídico-formal, necesita una estructura jurídica u otra».

El alcalde de Oviedo, Wenceslao López, ve el asunto «urgente» y cree que por ello pasa «el futuro de Asturias». El portavoz de Foro en Gijón, Fernando Couto, aplaudió que la senda sea diferente a las propuestas anteriores. «Si uno de los ayuntamientos no se siente cómodo, este proyecto dejará de tener sentido», por lo que ahora toca «coger músculo y confianza». Más crítico fue Pablo González, por parte del PP gijonés, que acudió «a ver qué tiene que contar el Principado de toda esta película del área central».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos