Las armerías agotan los espray antivioladores tras las desapariciones

Los empresarios tienen ya lista de espera para adquirir un producto que cuesta veinte euros y aturde durante quince minutos al agresor

REDACCIÓN GIJÓN.

No es la primera vez. «Cuando salió en libertad el 'violador del estilete' ya nos dimos cuenta de que en una semana vendíamos lo de tres meses. Ahora estamos igual». El propietario de una armería ovetense confirmaba ayer a la TPA que el miedo tras los tres casos de mujeres desaparecidas en Asturias ha arraigado en la región.

«El producto está agotado. Tenemos hasta lista de espera», explicaban los empresarios, que no disponen a la venta ninguno de estos pequeños dispositivos que llegan a costar veinte euros.

Se trata de un pequeño espray con un líquido en su interior formado por una mezcla de gas pimienta y gas lacrimógeno. «Es un producto homologado, lo que lo hace más caro, pero que garantiza que no deja lesiones permanentes ni provoca ceguera».

El funcionamiento es muy sencillo. Se trata de apuntar con el espray a la cara del atacante, lo que da a la víctima quince minutos para escapar del agresor, que queda aturdido. La mezcla de gases le provoca una fuerte irritación en ojos, nariz y garganta, sin secuelas.

Jóvenes y mayores

Según explicaron los empresarios consultados por la televisión pública asturiana, el perfil más habitual de comprador de este producto es «una mujer de unos cuarenta años», aunque también hay un colectivo de clientas en aumento. «Son mujeres mayores, que les gusta salir a caminar o a hacer ejercicio. Aunque ellas no teman un ataque tan fuerte como estos de los que hablamos, sí temen un asalto o un robo y lo llevan como protección».

No solo las mujeres lo compran. A las armerías acuden muchos hombres en busca de este espray «que utilizan para ir a caminar al monte, ya que es efectivo ante el asalto de un animal».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos