Los arreglos de los últimos tres años suman 3,9 millones y 905 toneladas de aglomerado

A la espera de las grandes obras, el Ministerio de Fomento está atreviéndose a lanzar operaciones de saneo más profundas, demoliendo el viejo hormigón donde se precisa

R. MUÑIZ GIJÓN.

La ampliación con un tercer carril y la reforma de los enlaces es la gran modernización de una 'Y' que durante años ha sufrido los recortes hasta mostrar docenas de desgastes peligrosos en su firme. Las hendiduras del hormigón llegaron a dejar al aire la ferralla en varios puntos de su trazado.

A la espera de las grandes obras, el Ministerio de Fomento está atreviéndose en los últimos años a lanzar operaciones de saneo más profundas, demoliendo el viejo hormigón donde se precisa. En los últimos tres ejercicios la inversión ejecutada en mejoras asciende a 3,87 millones. Es un desembolso que ha permitido aplicar desde 2015 unas 905 toneladas de aglomerado asfáltico. La factura incluye la fabricación de 936,4 metros cuadrados de nuevo hormigón y la disposición, en los márgenes, de 11,8 kilómetros de cierres para evitar la invasión de jabalíes.

Los trabajos incluyen la renovación de 10,1 kilómetros de barreras y el repintado de 55,2 kilómetros de marcas viales. Acumuladas a lo largo del trienio, las campañas de limpieza de cunetas han recorrido 162,8 kilómetros y la siega se ejecutó en 2.148 metros cuadrados. El último impulso se ha dado a la renovación de señales. Van 185 cambiadas, para que mantengan sus condiciones reflectantes de noche. En este capítulo, la última novedad son nuevos paneles a la entrada de Oviedo, Gijón y Avilés, explicitando qué salidas conducen a las diferentes calles principales.

La previsión este año es lanzar otras tres o cuatro campañas de saneo. La más urgente y compleja sería en el nudo de Serín, donde una ladera sigue deformando el firme.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos