«Nos asábamos; fue una locura»

Centenares de viajeros se reparten en los autobuses de Renfe. / E. C.
Centenares de viajeros se reparten en los autobuses de Renfe. / E. C.

800 pasajeros afectados por una avería en la catenaria de Pajares

R. MUÑIZ GIJÓN.

Una caída de tensión en la catenaria que alimenta a los trenes que circulan por la rampa de Pajares obligó a interrumpir el tráfico ferroviario ayer durante tres horas y 19 minutos. La incidencia se inició a las 15.51 horas entre Linares-Congostinas y Puente de Los Fierros, y siguió con una avería a las 16.15 horas en la subestación de Puente de los Fierros.

«Habíamos salido de Chamartín en hora pero, tras pasar la estación de Pajares, el tren se paró; nos dijeron que era un problema de electricidad», relata una de las afectadas. Su Alvia logró retomar el avance, pero al llegar a la altura de Malvedo se volvió a quedar sin suministro. «El aire acondicionado también dejó de funcionar, y hacía muchísimo calor», describe.

Tras las protestas del pasaje, los profesionales de Renfe decidieron abrir las puertas y permitirlos salir. «Es que había una niña con un poco de claustrofobia y gente que se puso nerviosa», evoca. Al tiempo los interventores solicitaron a los clientes que volvieran y fueron dando explicaciones vagón por vagón. «Fueron muy amables y profesionales», reconoce esta clienta. El convoy retrocedió marcha atrás, primero hasta Busdongo, luego a Villamanín. «Teníamos que hacer sitio a otro tren que venía desde Madrid», le argumentaron. Allí acabaron varados centenares de usuarios de los dos trenes, unos 50 minutos.

«Fue una locura, hacía mucho calor y no teníamos aire acondicionado ni más sombra que un árbol. Pedíamos que nos dieran agua pero no la facilitaron», lamenta. Para responder a la incidencia, Renfe Viajeros tuvo que fletar de urgencia varios autobuses gracias a los cuales sus clientes vencieron el tramo hasta Mieres, Oviedo y Gijón. En total la compañía cifra en tres los convoyes afectados, y en unos 800 los usuarios trasbordados.

A las 19.10 horas el personal desplazado por Adif a la zona logró restablecer la normalidad al fluido eléctrico y reabrir el tráfico ferroviario. Los usuarios del primer tren detenido llegaron a destino con tres horas de retraso. El compromiso voluntario de puntualidad de Renfe devuelve el importe íntegro del billete a quien termine con más de media hora de demora y lo solicite.

Fotos

Vídeos