Solo en un 4% de las fincas asturianas no se podrá cuchar

Solo en un 4% de las fincas asturianas no se podrá cuchar

Esto supone que 408.460 parcelas podrán seguir aplicando este estiércol de la misma forma que hasta ahora

EUROPA PRESS

El Gobierno de Asturias excluirá de la aplicación de la nueva normativa de purines el 91,31% de la superficie que se declara en la región a la Política Agrícola Común (PAC), un total de 186.582,84 hectáreas. Esto supone que un 96,14% de fincas, 408.460 parcelas, podrán seguir aplicando este estiércol de la misma forma que hasta ahora, según ha anunciado este miércoles la consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez.

Tras la reunión mantenida este miércoles entre el Fondo Español de Garantía Agrícola (FEGA) y técnicos de las diferentes comunidades autónomas, la consejera ha avanzado, en rueda de prensa, que en los próximos días se publicará en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA) una resolución con la normativa asturiana sobre purines.

Más información

La resolución tiene por objeto establecer las excepciones a la normativa europea y ministerial sobre la aplicación de purines por parte de los ganaderos y agricultores asturianos que reciben ayudas de la PAC.

La resolución prevé que los ganaderos y agricultores podrán seguir utilizando sistemas de plato, abanico y cañones para aplicar el purín en las superficies agrícolas cuando las fincas cuenten con una pendiente media superior al 10 por ciento. La superficie declarada en el Principado que no cumple esta característica es de 17.776,69 hectáreas, un 8,69 por ciento del total.

Asimismo, también podrán utilizar estos sistemas cuando la finca tenga una superficie inferior a 5.000 metros cuadrados. Los recintos con una superficie superior a 5.000 metros cuadrados son 16.373, cifra que representa el 3,85 por ciento del total.

La tercera excepción que recoge la resolución es que podrán continuar aplicando purines de la misma forma que hasta ahora las parcelas agrícolas de una explotación, descontadas las parcelas incluidas en las dos primeras excepciones, que en conjunto representen una superficie inferior al 50 por ciento de la superficie total neta de la explotación, o menos de dos hectáreas.

También aquellas parcelas que representen una superficie superior total neta, si los purines corresponden a explotaciones de ganado bovino con almacenamiento en fosa estanca y cubierta, y la aplicación se lleva a cabo en días con una temperatura media inferior a 12 grados.

Por último, estarán excluidas de la normativa estatal y europea, las parcelas agrícolas en las que se realice un tratamiento posterior, mediante enterramiento con arado de vertedera o cultivador, dentro de las 24 horas siguientes a su aplicación.

Por otro lado, el director general de ganadería, Ibo Álvarez, ha explicado que los estiércoles sólidos -cucho- deberán enterrarse después de su aplicación en el menor plazo de tiempo posible, excepto para los tipos de cultivo mediante siembra directa o mínimo laboreo, los pastos, los cultivos permanentes y cuando la aportación de estiércol sólido se realice en cobertera con el cultivo ya instalado.

Esta resolución realizada por el Gobierno asturiano, según ha explicado la consejera en rueda de prensa, "estará vigente hasta que el Ministerio cambie la norma".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos