Asturias se lanza a la calle en la que se prevé una concentración histórica

Asturias se lanza a la calle en la que se prevé una concentración histórica

Javier Fernández advierte de que ante la desigualdad «no cabe la indiferencia», mientras la líder del PP cuestiona la labor de los sindicatos

ANA MORIYÓN INFIESTO.

Asturias vive hoy la que está llamada a ser una manifestación multitudinaria por las calles de Gijón y una huelga feminista histórica en defensa de los derechos de las mujeres. Pero lo hace en medio de un tenso clima político que ya quedó patente en las últimas jornadas con motivo de la suspensión del Pleno de la Junta General de hoy, muy criticado por las fuerzas de la derecha.

La división política en relación a las movilizaciones previstas para hoy volvió a hacerse visible ayer, coincidiendo con el acto institucional en conmemoración del Día Internacional de las Mujeres celebrado en Infiesto. Hasta la Casa de Cultura de la capital piloñesa se desplazó una amplia representación del Gobierno del Principado, encabezada por el presidente, Javier Fernández, y varios parlamentarios -del PSOE, PP, Podemos, IU y Ciudadanos- para participar en el acto institucional. Una celebración en la que no faltaron música, 0discursos emotivos y testimonios de mujeres piloñesas que relataron sus experiencias personales en diferentes ámbitos.

«Dimensión pública»

El presidente del Gobierno, Javier Fernández, sentenció en su discurso que ante la desigualdad «no cabe la indiferencia», y proclamó que «las reivindicaciones» del 8 de marzo «son nuestras reivindicaciones, las mías, las vuestras, las reivindicaciones del Gobierno». Lamentó que pese a que los derechos de las mujeres están recogidos en la Constitución y las leyes, «la igualdad normativa, la imprescindible equiparación civil y política, no asegura la igualdad real». De ahí la importancia, anotó horas antes de que comience la que está llamada a ser una jornada histórica, de que desde todos los ámbitos se dé «dimensión pública» a esta discriminación, desigualdad y violencia sobre las mujeres.

El jefe del Ejecutivo asturiano hizo también repaso de las políticas llevadas a cabo en el Principado en esta materia, pero reconoció que, pese a todo, la realidad nos recuerda cada día «el trecho enorme» que queda por recorrer en la lucha por la igualdad. «La realidad nos habla de agresiones, de acoso, de discriminación y de brecha salaria; la realidad nos descubre un larguísimo camino ante nuestros ojos», reflexionó durante el acto, en el que también se pudo escuchar al alcalde de Piloña, el también socialista Iván Allende. «Piloña está llena de mujeres con historias de superación y, tras años de silencio y lucha, es hora de que esta situación se revierta», relató. «Es hora de devolverles el protagonismo que históricamente se les ha robado», completó.

De forma paralela, PP y Foro celebraban sendas reuniones de sus órganos de dirección en las que también se manifestaron en contra de la brecha salarial y la violencia de género, aunque mostraron su rechazo a la huelga. La presidenta del PP de Asturias, Mercedes Fernández, aprovechó su reunión del Consejo Ejecutivo Regional celebrado en la tarde de ayer en Gijón para destacar la importancia del Día Internacional de las Mujeres. Sin embargo, sentenció que «no sirve de nada» convocar una huelga general. «Las huelgas siempre son contra alguien. ¿Contra quién es la huelga de mañana?», cuestionó antes de culpar a los sindicatos de no ser capaces de resolver tras «tantísimos años» un «trato injusto» en las retribuciones de las mujeres frente a los hombres.

Foro, que tampoco concurrirá a la huelga convocada al no compartir «la forma», advirtió en su reunión ordinaria de la Comisión Directiva Regional de «los nefastos datos de empleo, temporalidad y parcialidad» que existen en el Principado, donde «la tasa de actividad femenina está 10 puntos por debajo de la masculina y se da la mayor brecha salarial de España». Cuestiones, sentenció la presidenta de Foro, Cristina Coto, que constatan que el Gobierno de Asturias «lleva seis años de huelga en materia de igualdad».

Precisamente, ayer, la vicesecretaria general del PSOE y diputada nacional por Asturias, Adriana Lastra, registraba en el Congreso una proposición de ley para garantizar la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación. Una ley con la que «las buenas palabras pasan a ser derechos individuales y obligaciones para las empresas. Las empresas que no cumplan se exponen a sanciones», explicaron desde el PSOE.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos