Asturias lidera en llamadas al 016

Una víctima de maltrato muestra el dispositivo Atenpro, conectado con la Policía Nacional. / PALOMA UCHA

El teléfono para víctimas de maltrato recibió 160 en un mes, la tasa más alta del norteEl último informe del Ministerio de Sanidad revela un incremento de casos en la región: 457 asturianas llevan ya móvil de seguridad

CHELO TUYA GIJÓN.

327 mujeres de cada millón de asturianas mayores de quince años llamó en mayo al 016. El teléfono que no deja rastro en la factura ni, desde hace meses, tampoco en el móvil, dedicado a ayudar a víctimas de malos tratos recibió 160 llamadas procedes de Asturias en mayo. En 117 ocasiones, marcó el número la propia víctima. En el resto, quien levantó el teléfono para llamar fue un familiar, un amigo o un desconocido que percibió la agresión. No obstante, esta acción del entorno de la víctima va a menos. Hasta un 17% menos en un año.

Así lo refleja el último informe sobre violencia de género realizado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Dada la complejidad de este documento, de periodicidad mensual, la información se publica con datos correspondientes a dos meses atrás. En este caso, las 160 llamadas al 016 a que se refiere el informe corresponden a mayo. Pero, como todos los anteriores, refleja una tendencia al alza en la violencia sexista. En España y en Asturias.

Más información

Porque esas 160 llamadas suponen un incremento del 11,1% en un año. Es una cifra que triplica la registrada en Cantabria. Solo otras cinco comunidades registraron incrementos en el uso de este teléfono. De hecho, en tasa por cada millón de mujeres mayores de quince años, Asturias es la líder del norte en este tipo de llamadas de auxilio. Es el sexto porcentaje más alto del país, tras los registrados en Madrid (610), Canarias (455), Valencia (437), Andalucía (361) y La Rioja (328). En la cornisa, Galicia se queda en 256 llamadas por cada millón de gallegas mayores de quince años; Cantabria en 211, mientras el País Vasco tiene la tasa más baja de todo el país: 196.

Una diferencia con Asturias que se incrementa, aún más, al observar el número de víctimas de violencia sexista que utilizan un dispositivo móvil de protección. El Servicio Telefónico de Atención y Protección para Víctimas de Violencia, conocido como Atenpro, tiene a 457 usuarias asturianas.

934 por millón de mujeres

Son 457 víctimas de maltrato que llevan consigo un teléfono móvil de forma permanente. Uno especial, ya que con solo tocar una tecla salta una alarma en la central de emergencias. Si la usuaria no responde a la llamada de control realizada desde el equipo, la Policía se presenta de inmediato en la localización del dispositivo, dotado con gps para conocer, en todo momento, la ubicación de la usuaria.

Si la cifra total ya es elevada, lo es más si se compara con el año anterior, con un 5% de incremento, o con el volumen de usuarias en Cantabria, que se queda en 202, o en el País Vasco, donde solo 39 mujeres tienen el Atenpro. Solo en el mes de mayo, fueron 27 las asturianas que recibieron el Atenpro. Un 13% más que hace un año

En proporción por el número de habitantes, en concreto por cada millón de mujeres mayores de quince años, la tasa de Asturias es del 934,4, la más alta de todo el país, solo superada por Valencia que rebasa los mil casos por cada millón de mujeres con más de 15 años. En el norte, Cantabria llega a 775 casos; Galicia se queda en 408 y el País Vasco cierra la tabla con un porcentaje del 40%.

Nuevo protocolo

Unas cifras que ponen de manifiesto que la violencia machista sigue siendo un problema en España y Asturias. Uno que lleva a que 1.150 asturianas necesiten hoy protección policial. En su informe, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad deja claro que hay 1.150 casos activos en el Sistema de Seguimiento Integral, conocido como el VioGen. Son mujeres que tienen algún nivel de protección policial. Desde el no apreciado, que también conlleva un control periódico de los agentes, hasta el extremo.

En tan alto nivel, había once españolas en mayo, ninguna de ellas asturianas. En el Principado, la Policía vigilaba tres casos de forma especial, al considerar 'alto' el riesgo de sufrir una agresión.

De ellas, una no ha cumplido los treinta, mientras que las otras dos son menores de 45 años. Un rejuvenecimiento de la violencia que prueba el hecho de que diez adolescentes también tienen vigilancia policial. Están en riesgo de ser agredidas por sus novios.

Fotos

Vídeos