Asturias no deja crecer la población de lobos

Asturias no deja crecer la población de lobosGráfico

El año pasado murieron 66 en la región a manos del hombre, según un informe del Observatorio de la Sostenibilidad | Es una cifra «muy cercana a la tasa de reclutamiento», lo que imposibilita a la especie a «recolonizar sus territorios históricos»

Marco Menéndez
MARCO MENÉNDEZGijón

No es ningún secreto que en Asturias es muy difícil la convivencia entre el lobo y el hombre. Desde hace años existe una gran polémica por el número de ataques de estos cánidos a la cabaña ganadera, causando importantes daños. Por otro lado están los grupos conservacionistas, que velan por la expansión de la especie. Y en medio se encuentra el Principado, con una política que la mayoría de las veces no contenta ni a unos ni a otros.

Ahora, el Observatorio de la Sostenibilidad ha publicado su informe 'Por la convivencia del hombre y el lobo. Aproximación al balance de mortalidad no natural del lobo ibérico'. Se trata de la primera cuantificación anual sobre las muertes de estos animales por efecto de la acción humana. Los números son llamativos. Según el estudio, en Asturias murieron por este motivo un total de 66 lobos ibéricos, de los que 30 fueron cazados de manera legal, 27 fueron víctimas de los furtivos o envenenados y otros nueve murieron atropellados. En Castilla y León fueron 303 los lobos ibéricos muertos contabilizados, a los que hay que añadir seis en Aragón, 185 en Galicia, 53 en Cantabria, tres en Madrid y cinco en Castilla-La Mancha. En España fueron un total de 618, de los que 293 fueron cazados, 74 atropellados y 259 muertos por furtivos o envenenados.

¿Qué suponen estas cifras? El Observatorio de la Sostenibilidad advierte de que «este número de bajas anuales es probablemente muy cercano a la tasa de reclutamiento de la especie, es decir, del número de individuos que se incorporarían anualmente a la población», lo que tendría como consecuencia que la especie fuera incapaz de «recolonizar sus territorios históricos».

Más información

En España, 297 manadas

El último censo del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente estima que en toda España hay 297 manadas, con una media de entre tres y seis ejemplares cada una. Asturias tiene el 12% de la población lobera del país, con 38 manadas, pero este informe asegura que «sus poblaciones son controladas, no de manera demasiado transparente, por personal del Principado». Los expertos también apuntan que los controles sobre la población de lobos ibéricos «se realizan de una forma aleatoria e irracional, sin tener en cuenta la jerarquía de los diferentes individuos en la manada ni su sexo o edad, lo que determina una desestructuración de las manadas que implica mayor conflictividad, ya que, al carecer de líderes con experiencia, se ven obligadas a depredar sobre presas más fáciles como el ganado». En consecuencia, la conclusión del Observatorio es que «la caza es, lógicamente, insostenible y cien por cien ineficaz».

Sobre el caso concreto de Asturias, el informe explica que la región es una de las zonas de mayor densidad de lobos de la península, pero que «no existe una gestión científica. El control de la especie se realiza de manera arbitraria y desproporcionada». Es más, apunta que el lobo «debería ser uno de los principales atractivos del 'paraíso natural' y el Gobierno del Principado debe apostar por la convivencia y no por la erradicación, mucho menos en un parque nacional», en referencia al de Picos de Europa. Además, el Observatorio deja en el aire la sospecha de que «podrían matarse muchos más ejemplares de manera ilegal».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos