Asturias fue la región que más recortó en centros educativos durante la crisis

Las inversiones en colegios e institutos se contrajeron un 20%. El gasto en hospitales fue el tercero del país que menos se resintió

R. MUÑIZ OVIEDO.

«El gasto público ha sido una de las magnitudes más afectadas por la crisis económica que se inició en España a partir de 2008». Este es el punto de partida del último informe de la Fundación BBVA, dedicado a discernir qué comunidades autónomas aplicaron los mayores recortes en infraestructuras educativas y sanitarias, esto es, en la inversión dedicada a mantener, mejorar y ampliar los colegios, institutos, ambulatorios y hospitales, principalmente.

Asturias figura en la cara y la cruz de la comparativa. Es la que más contrajo su desembolso en centros educativos. En 2015 el gasto era un 20% inferior al que se ejecutaba en 2009. En el resto de comunidades la mengua fue del 12,6% de promedio. Cantabria y Andalucía serían las regiones que menos recortaron su esfuerzo educativo, con un 5,9% menos en el mismo periodo.

El informe del BBVA considera que «sería deseable» revertir esta dinámica general «dado el papel que la educación tiene en la formación y acumulación de capital humano, uno de los factores impulsores del desarrollo económico a largo plazo».

El patrimonio por habitante es inferior al acumulado en el resto de comunidades

El capítulo donde la comparación resulta más favorable es el sanitario. Lo usual en el resto del país era minorar un 7,5% la inversión en centros ambulatorios y hospitalarios, siendo Castilla La Mancha la que ha llegado más lejos, recortando un 25%.

HUCA y Álvarez Buylla

Asturias sin embargo es la tercera que menos se resintió, rebajando un 3,2% el presupuesto dedicado a tal fin en los seis años analizados. Cabe recordar que la crisis sorprendió al Principado con dos proyectos hospitalarios lanzados, los nuevos HUCA y Álvarez Buylla. El Ejecutivo de Javier Fernández tiene a gala recordar que no abandonó ninguno, logrando que abrieran sus puertas en 2014 y 2013 respectivamente. Lo hizo tirando de préstamos ventajosos con el Banco Europeo de Inversiones para paliar la falta de ingresos. El resultado, dentro del periodo de 2009-2015, fue mejor todavía en Cataluña (que solo redujo un 0,5% su gasto en infraestructuras sanitarias) y Cantabria (que lo incrementó un 9,7%). El caso vecino es quizás el más notorio, pues es el que también menos recortó en colegios.

Además de analizar los últimos números, el equipo económico de la Fundación BBVA estudia el stock acumulado, esto es, lo que valen los centros educativos y sanitarios levantados. En algunas comunidades, indica, «el descenso de la inversión pública en los años más recientes ha sido tan intenso que ni siquiera ha logrado cubrir la depreciación de los capitales acumulados».

No es el caso de Asturias. En el año 2000 la fundación estimaba en 800 euros por habitante el valor de los inmuebles educativos, y ahora lo eleva a los 1.015. Con todo, para estar al nivel del resto del país, el Principado debería invertir unos 43 millones más. También se está por debajo de la media al tasar los centros sanitarios. Su valor es de 791 euros por habitante, lo que es unos cien euros mejor que el patrimonio del año 2000, pero no basta para converger. El estudio sitúa la red asturiana como la cuarta menos dotada del país.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos