Asturias solicitó en diciembre la exención sobre los purines

M. M. C. GIJÓN.

El Gobierno asturiano pidió en diciembre que la región quede exenta de la normativa que prohíbe esparcir los purines en abanico. Así lo aseguró ayer el diputado socialista Marcelino Marcos Líndez, que explicó que el Principado solicitó una moratoria de dos años. Líndez reprochó a los populares asturianos su «doble cara», por responsabilizar al Ejecutivo regional de no actuar con eficiencia, cuando, en su opinión, las exenciones a las que puede acogerse Asturias por su orografía o clima deberían haberse incluido en el decreto del Gobierno.

Por su lado, la ministra de Agricultura y Pesca, Medio Ambiente y Alimentación, Isabel García Tejerina, defendió ayer, en Bruselas, la prohibición de esparcir los purines del ganado en abanico por cuestiones medioambientales. Según explicó, «solamente con el hecho de esparcir purines pegados al suelo o enterrados significaría una reducción de en torno al 20% de las emisiones de amoniaco». Por eso, agregó, «pedimos un esfuerzo al sector agrario, que es el fundamental emisor de amoniaco».

Tejerina reconoció que, en materia de emisiones contaminantes, el amoniaco es el único que «es un problema general en todo el país».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos