¿Por qué tendremos frío hasta el sábado?

Los turistas se refugian bajo el paraguas en Gijón.
Los turistas se refugian bajo el paraguas en Gijón. / A. FLÓREZ

La irrupción de aire frío del norte hace que las temperaturas caigan hasta 10 grados. Oviedo tendrá el viernes una mínima de 8 grados

M. M. C. GIJÓN.

En Asturias ya se comenzó a notar ayer una importante bajada de las temperaturas, especialmente en las mínimas, con pérdidas de casi diez grados con respecto a las registradas el pasado fin de semana. Entonces, en el puerto de Pajares no se bajó de los 13,7 grados, pero, según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) los mercurios podrían descender hasta los cuatro grados en la madrugada de hoy. Mañana se volverá a repetir la situación y no se notará un aumento del calor hasta el próximo sábado.

Lo cierto es que estos días Gijón tiene unas temperaturas de entre 15 y 20 grados, mientras que en Oviedo llegarán a oscilar entre 8 y 22. Son unos valores similares a los que se mueven en las principales ciudades del norte de Europa, como Helsinki, que oscilan entre 12 de mínima y 22 de máxima, y Oslo, donde el mercurio se mueve entre 13 y 21 grados. Pero también en las Islas Británicas se tendrá el mismo tiempo que en Asturias, pues Dublín registrará entre 8 y 21 grados y Londres, de 14 a 19.

Más noticias

Asturias lleva soportando un verano muy poco soleado y con continuas precipitaciones débiles, especialmente orbayu que deja pocas cantidades de agua. Solo faltaba el frío y parece que ha llegado la segunda semana de agosto. Ayer mismo hubo 4,7 grados en Leitariegos y 4,9, en Pajares (aquí no se pasaron los 10,6). Pero, ¿por qué? La Aemet indica que, debido a una situación de bajas presiones sobre el norte de Francia, Bélgica y los Países Bajos, se produce «una entrada de aire relativamente frío, de componente norte», lo que provoca «un brusco descenso de las temperaturas, que las situará en unos valores claramente por debajo de los habituales» para esta época del año.

Esa irrupción de aire ya se nota en Asturias y Galicia, pero irá desplazándose hacia el sur, «provocando un descenso notable e incluso extraordinario (más de 10 grados)» de las temperaturas. Este periodo durará hasta la madrugada del viernes y «afectará tanto a las mínimas como a las máximas». Es más, en el interior del área cantábrica la Aemet indica que no se pasará de los quince grados de temperatura máxima. Se espera que ya el domingo los valores sean «los típicos del verano».

Hoy y mañana serán muchos los lugares de Asturias en los que las madrugadas serán especialmente frías: prácticamente todas las localidades de montaña. Además, las previsiones apuntan a que en cualquier punto de la región podrían caer lluvias dispersas, aunque afectarán en especial a la costa oriental, tal y como viene ocurriendo en las últimas semanas. Hay que recordar que la Aemet indica que la costa Este de Asturias y la Oeste de Cantabria es la zona que acumula más precipitaciones de todo el país durante este verano.

Fotos

Vídeos