La Audiencia no encuentra lapsos en la tramitación de la causa penal

Niega que hubiera poca agilidad, por lo que rechaza aplicar la atenuante solicitada por las defensas de todos los condenados

P. L. / R. M. GIJÓN.

Las defensas de todos los condenados por el 'caso Renedo' solicitaron que se les aplicase la circunstancia modificativa atenuante de dilaciones indebidas. Un precepto legal que hace referencia al retraso de un caso sin motivo justificado y que no se puede achacar a los encausados ni guarda relación con la complejidad del procedimiento; es decir, se incurre en ellas cuando la tardanza se atribuye al propio sistema judicial. Pero el tribunal rechazó rebajar las penas de los condenados por este motivo. A su entender, los siete años y siete meses transcurridos desde el inicio de la investigación no son excesivos. «No hemos encontrado lapsos en la tramitación», señala en la sentencia, para pasar a desglosar, a continuación, las resoluciones y las fechas en las que fueron adoptadas.

«A la postre, la instrucción no presentó periodos de paralización que siendo relevantes no estén justificados, como tampoco se observa poca agilidad en la tramitación, la cual exigió la práctica de abundantísimas diligencias», subraya la resolución, que tiene por ponente a Francisco Javier Rodríguez Santocildes. Tampoco estima desproporcionado el tiempo empleado para la elaboración de la sentencia. «Ha de tenerse en cuenta el volumen de la causa, la cantidad de documentación que fue preciso ordenar, sistematizar y analizar, pues a los tomos de instrucción (noventa) se añaden unos 200.000 folios de documentos escaneados, decenas de CDs, lápices de memoria con informes, contabilidades, grabaciones telefónicas, el rollo de la Sala compuesto de siete tomos y cinco anexos con informes y documentos, unas noventa horas de grabación de juicio y, en fin, la cantidad de cuestiones a resolver en un procedimiento de estas características», detalló. Para el tribunal, el concepto de dilación indebida es «abierto e indeterminado», por lo que no basta la «genérica denuncia del transcurso del tiempo en la tramitación de la causa».

El tema de las dilaciones indebidas va más allá de esta sentencia, puesto que la mayoría de las defensas ya habían manifestado su intención de fundamentar en ellas, al menos en parte, los recursos de casación que tienen previsto presentar ante el Tribunal Supremo para solicitar la libre absolución de sus representados. Una baza que, a buen seguro, mantendrán pese a que la Audiencia Provincial no considere que los casi ocho años transcurridos desde el inicio de la investigación sean excesivos.

Fotos

Vídeos