La Audiencia retrasa la sentencia del 'caso Renedo' y desata el enfado de los condenados

La Audiencia retrasa la sentencia del 'caso Renedo' y desata el enfado de los condenados

A petición de la fiscal, los cita el martes para leerles el veredicto. «Es inédito, es su forma de enseñar los trofeos de la cacería», consideran las defensas

RAMÓN MUÑIZ OVIEDO.

Giro de última hora. La Audiencia Provincial alarga la tensión sobre la sentencia del 'caso Renedo', la trama de corrupción que desvió fondos del Principado hasta el año 2010. En julio la Sección Tercera comunicó que desvelaría su veredicto el 1 de septiembre algo que, por problemas informáticos, solo cumplió a medias. Pasada la hora fijada para la notificación, y visto que el sistema de comunicaciones telemáticas no funcionaba, los jueces solo daban a conocer los seis folios del fallo. Se supo así que condenaba al exconsejero José Luis Iglesias Riopedre a seis años de prisión; a su número 2, María Jesús Otero, le imponía nueve y medio; Marta Renedo terminaba con nueve; y los empresarios Víctor Manuel Muñiz y Alfonso Carlos Sánchez se llevaban seis años y seis meses.

Hay otros condenados y absueltos, pero el documento omitía una parte esencial: cuáles son los hechos probados que motivan los castigos. La Audiencia acordó que los casi mil folios que lo detallan se quedaban en el juzgado y que los procuradores de los implicados debían facilitar una unidad USB para que en ella se les copiara la resolución. La nueva fecha para desvelar íntegra la sentencia pasaba a ser hoy a las diez de la mañana.

Más noticias

Tampoco esa ha sido la buena. El martes, y ante el curso que tomaban los acontecimientos la fiscal adscrita al caso, Carmen Rodríguez Pérez, decidió intervenir. Presentó un escrito recordando «la relevancia pública y repercusión mediática» del 'caso Renedo', motivo por el cual proponía convocar una vista en la cual los magistrados hicieran «lectura pública de al menos los hechos probados y el fallo» de la sentencia. Todo ello en presencia de «acusados y perjudicados».

El Ministerio Público solicitó la vista dada «la relevancia pública» de la causa

Para respaldar la idea, el Ministerio Fiscal recordaba los artículos 147.5 y 160 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Los preceptos señalan que el ponente de la sentencia tiene entre sus obligaciones la de leerla en audiencia pública y que además debe hacerlo «el mismo día en que se firme o, a lo más, en el siguiente». Formalmente es lo que marca esta norma aprobada en 1882, si bien en la práctica son excepcionales las causas en las que se procede de semejante forma. Si algo tiene el 'caso Renedo', la mayor trama de corrupción juzgada en la región, es su repercusión. La Audiencia convino ayer que «el interés social del asunto avala dicha solicitud», por lo que ordenó retrasar la divulgación de la resolución. En su lugar, cita a los condenados y perjudicados el próximo martes para que el redactor de la sentencia, Francisco Javier Rodríguez Santocildes, les lea a todos «los hechos probados de la sentencia en su integridad y un extracto de los fundamentos jurídicos, además del fallo». Están convocados a las nueve y media. Una hora más tarde la Sección Tercera tiene señalado un juicio que no ha suspendido, lo que da una idea de la duración que tendrá el trámite.

Uno de los argumentos que desaconsejaban la convocatoria de esta vista es que, al tener enfrente a los condenados, formalmente cabe darles por notificados, lo que haría que empezaran a correr los plazos para presentar recurso. Dado que la sentencia consta de un millar de folios, y para dar margen a las partes la Sala leerá parte del documento, pero no lo dará todavía por entregado a todos. El reloj solo empezará a correr dentro de unas semanas, cuando el último condenado reciba el texto.

La lectura del fallo soliviantó ayer a los procesados y sus representantes. En privado consideran «innecesario e inédito» someter a los sentenciados a un nuevo paseíllo ante los medios de comunicación. «Es un escarnio; se pone una sentencia excesivamente dura para intentar demostrar ante los demás que la Justicia funciona, y esta es su forma de exhibir las piezas de la cacería», refieren.

Entre los letrados de la defensa el malestar va en aumento a cada paso. Indignó que después de siete años y siete meses de proceso la sentencia no se comunicara el día anunciado y que pasados unos minutos de la comunicación del fallo la Sección emitiera un aviso reconociendo un error. A Otero le habían puesto seis meses más de cárcel. «Nunca vimos estas cosas», lamentan abogados con décadas de experiencia.

Fotos

Vídeos