Aumenta la cifra de suicidios entre la población asturiana de 15 a 65 años

82 personas en ese tramo de edad se quitaron la vida en 2016; son once más que un año antes. Los varones lideran el ranking, con 60 muertes

LAURA FONSECA GIJÓN.

El suicidio sigue colándose en el ranking de las principales causas de muerte en Asturias. Sobre todo, entre aquellas que se consideran evitables y sobre las que los expertos aconsejan actuar para prevenir y, en consecuencia, reducir. En 2016, por ejemplo, los suicidios escalaron a la primera posición de mortalidad entre los varones más jóvenes (en el tramo de 15 a 44 años). En concreto, hubo 19 hombres asturianos que se quitaron la vida antes de cumplir los 45 años. Son siete más que el año anterior.

Pero aunque el suicidio consumado lleva un sello mayoritariamente masculino en la región en todos los tramos de edad (de los 134 casos globales registrados en 2016, 94 fueron de hombres), lo cierto es que la cifra de decesos por esta causa aumentó tanto entre ellos como entre ellas. La Consejería de Sanidad alerta de este circunstancia en la última memoria sobre mortalidad en Asturias, la correspondiente a 2016.

En el documento elaborado por el Observatorio de la Salud se indica que en el Principado hubo 82 personas menores de 65 años (hombres y mujeres) que fallecieron por las lesiones que se autoinfligieron. Son once casos más que los registrados, en ese mismo tramo de edad, un año antes. El aumento, precisa Sanidad, «es más acusado entre los varones». De las 82 muertes por suicidios en personas que no habían cumplido los 65 años, 60 fueron de hombres.

Destaca la longevidad femenina, con un 25% de mujeres nonagenarias

No obstante, la cifra de fallecimientos por conductas autolíticas se mantiene estable en el cómputo global, es decir, cuando se tiene en cuenta la población a nivel general sin desglosar edad y sexo. En el conjunto de la región se declararon 134 muertes por suicidios. De hecho, es una menos con respecto a 2015, cuando fueron 135 las personas que se quitaron la vida. En lo que hace hincapié el Observatorio de la Salud es en el aumento detectado, sobre todo, entre la población en edad laboral, con esos once casos más. Es ahí donde se aconseja actuar en prevención.

Menos víctimas de tráfico

Por contra, y como dato positivo entre las causas externas de mortalidad (aquellas que no tienen su origen en enfermedades ni en motivos orgánicos), Sanidad destaca el notable descenso de los fallecimientos por accidentes de tráfico. Aquí apunta «un descenso a mínimos históricos». En 2016 hubo 17 muertes achacables a siniestros en vías de tráfico, 14 correspondieron a hombres y 3 a mujeres. Esta cifra contrasta, y mucho, con los datos de mortalidad del año 2000, cuando fueron 96 los asturianos que murieron en las carreteras y 31 las asturianas. En total, 127 personas, 110 más frente al último informe de mortalidad.

A lo largo de 2016, la región contabilizó un total de 13.204 fallecimientos. Hubo menos muertes que en 2015, pero fue en gran medida a costa de una disminución en las enfermedades respiratorias. La radiografía que dibuja el Principado es que los hombres mueren más por tumores (34,6%) y las mujeres más por enfermedades cardiovasculares (36%). Las asturianas son mucho más longevas. Un 25% de las mujeres llegó a los 90 años mientras que un 25% de los hombres fallecieron antes de los 68. La mayor esperanza de vida está en el Área Sanitaria de Jarrio, con 83,4 años de media. La menor, en la del Nalón, con 80,7. Las mujeres del Principado aspiran a vivir 85,8 años y los varones se quedan en los 79,3. A lo largo de 2016 fallecieron 184 personas centenarias, la mayor tenía 111 años.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos