Aumenta un 71% el número de extranjeros que se nacionalizan españoles tras dos años a la baja

Aumenta un 71% el número de extranjeros que se nacionalizan españoles tras dos años a la baja

2.014 residentes en el Principado adquirieron la ciudadanía en el año 2016. En el conjunto del país la subida fue del 32%

IVÁN VILLAR / LAURA CASTRO GIJÓN.

Asturias registró en 2016 un repunte de las adquisiciones de la nacionalidad española por parte de residentes extranjeros, después de dos años a la baja. Según los datos que acaba de publicar el Instituto Nacional de Estadística (INE), el año pasado realizaron ese trámite en la región 2.014 personas, 216 de ellas nacidas en España, frente a las 1.177 de 2015, lo que supone un incremento del 71,1%. La cifra está no obstante muy por debajo de los 3.870 extranjeros que se nacionalizaron españoles en 2013, dato más antiguo que consta en esta serie estadística. En el conjunto de España la subida fue del 32%, pasando de 114.351 a 150.944.

Los dominicanos fueron los que más uso hicieron en 2016 de esta posibilidad legal. En Asturias obtuvieron el derecho a portar el pasaporte español 281 personas que antes tenían esa nacionalidad, de las cuales 260 nacieron en la República Dominicana, 19 en España y dos en otro país diferente. Les siguieron los marroquíes, con 242 nacionalizaciones, 141 de ellos de nacidos en Marruecos y 98 en territorio español. El tercer puesto lo ocuparon los colombianos, entre los que pasaron a ser españoles 215 residentes, 213 de los cuales nacieron en Colombia. Paraguayos (205), ecuatorianos (172), brasileños (147) y cubanos (125) les siguen entre quienes más cubren este trámite.

Jenny Milena. Colombia

«La calidad humana es impagable»
Llegó a Asturias hace un año en busca de un futuro y una estabilidad para ella y su hijo de cuatro años. Jenny Milena, de 33, es colombiana y tuvo que dejar su país natal por los continuos ataques que sufrían en casa ella y su familia a causa de la profesión de su padre, expolicía en el departamento de narcotráfico. Asturias les recibió con las brazos abiertos, según explica la colombiana, quien vive junto a su hijo en un piso de primera acogida. «La calidad humana de la gente de aquí es impagable», subraya. Actualmente, tiene la tarjeta roja de asilo y espera recibir el permiso de trabajo en marzo. Está estudiando un curso de comercio y servicio al cliente para abrirse puertas en el mercado laboral.

El orden no coincide con el tamaño de las diferentes comunidades de extranjeros. A 1 de enero del año pasado, los dominicanos ocupaban el octavo puesto en número de residentes, con 1.500, por detrás de rumanos (9.074), marroquíes (2.890), brasileños (2.239), portugueses (2.078), paraguayos (1.980) colombianos (1.633) y chinos (1.530).

Por áreas geográficas, Sudamérica concentra más de la mitad de las nacionalizaciones (1.016), seguida de Centroamérica y Caribe (436) y África (368). De Europa solo constan 112 personas que hayan adquirido la nacionalidad española, con rumanos (23), portugueses (22) y ucranianos (22) como los más destacados.

Younes Derdhem. Marruecos

«El idioma fue una barrera enorme»
Younes Derdhem, de 18 años, llegó a Asturias siguiendo los pasos de su hermano mayor, de 25. «Quería encontrar un trabajo para tener una vida mejor que en mi país de origen», apunta el joven marroquí. Llegó hace un año y desde entonces no ha dejado de luchar por el sueño de lograr la nacionalidad española. «Me dará más estabilidad», considera Younes, quien por el momento goza de un permiso de residencia. Está estudiando un curso de electricidad y espera incorporarse pronto al mercado laboral. «Siempre me han tratado bien en Asturias, pero al principio el idioma fue una barrera enorme», confiesa el joven, quien todavía no habla un castellano fluido pero no tiene problemas para comunicarse.

Por sexos hay una notable prevalencia de las mujeres, con 1.176 (58%) frente a 838 varones. Ucranianas, paraguayas y brasileñas representan más del 75% de los registros correspondientes a sus respectivas nacionalidades. En el caso de los senegaleses, el 71% de quienes obtienen el pasaporte español son varones. En lo que respecta a la distribución por edades, adquirieron la ciudadanía española 585 menores de 19 años, 511 personas entre 20 y 34 años, 678 de 35 a 49, 214 de 50 a 64 y 26 mayores de 65 años.

1.578 de los 2.014 nacionalizados españoles en 2016, el 78,3%, adquirieron esta condición por derecho de residencia, esto es, justificando su permanencia en el país de forma legal y continuada durante al menos los últimos diez años, plazo que se reduce a cinco años en el caso de los refugiados, a dos en el de los nacionales de países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial y Portugal y a uno para los nacidos en España o los casados legalmente con un español.

Rafael Terrero. República Dominicana

«No logro encontrar un trabajo estable»
Rafael Terrero, de 54 años, dejó su país natal, República Dominicana, con el corazón dividido. Llegó a Asturias para «encontrar un buen trabajo» y reencontrarse con su mujer. Eso fue hace ya doce años y desde entonces no ha cesado en su empeño de lograr una estabilidad laboral y económica. Sin embargo, aún no lo ha logrado. «No he podido encontrar un trabajo estable en el que quedarme más allá de unos meses». Sin embargo, ha invertido su tiempo ayudando a otros compatriotas a iniciar una nueva vida en Asturias. «La nacionalidad española me permitió crear una asociación desde la que ayudo a los inmigrantes que como yo, vinieron a Asturias para mejorar sus vidas», explica.

Los 436 restantes lograron la nacionalidad por otras vías que el INE no concreta. La legislación permite obtenerla por origen a los nacidos de padre o madre española, a los menores de 18 años adoptados por un español y a los nacidos de padres extranjeros si al menos uno de ellos nació en España (a excepción de los diplomáticos). Otra fórmula es la carta de naturaleza, otorgada con carácter de gracia y de forma discrecional por el Gobierno tras valorar la concurrencia de circunstancias excepcionales y que desde 2015 también se aplica para los sefardíes.

Finalmente, también se permite adquirir la nacionalidad española de forma opcional a quienes sean adoptados por un español siendo mayores de 18 años, hayan estado bajo la patria potestad de un español o su padre o madre hubiera sido español y nacido en España, pero ya no tenga la nacionalidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos