'Aurelión', de casa rural en Teverga

El oso se bañó en un bebedero para el ganado en Coañana. / FAPAS

Un oso macho visita por las noches las huertas de frutales de dos negocios hoteleros en la localidad de Coañana de Arriba

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

El de Teverga es uno de los concejos oseros más conocidos de Asturias. Por eso son muchos los turistas que acuden al municipio para ver si tienen la suerte de contemplar algún ejemplar de una de las especies más representativas de la región. 'Aurelión', un macho dominante de los valles teverganos, parece empeñado en poner las cosas más fáciles a los visitantes y ya son varias las noches en las que se ha acercado a las huertas de frutales de dos casas rurales de la localidad de Coañana de Arriba.

Los primeros indicios de la presencia de un oso en la zona la tuvieron los propietarios de los alojamientos rurales la semana pasada, cuando vieron cómo muchos de sus frutales aparecían destrozados, con peras y manzanas devoradas. El hallazgo de excrementos terminó por confirmar la presencia de un plantígrado.

Miembros del Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (Fapas) situaron cámaras en lugares estratégicos para saber qué estaba pasando en un pueblo habitualmente tranquilo, rodeado de frondosos bosques. Y las imágenes lo aclararon: se trataba de 'Aurelión', un conocido macho de los valles teverganos y que, según el Fapas, «acapara la atención de las hembras reproductoras». Una de sus marcas distintivas es que le falta parte de la oreja izquierda debido a la lucha con otro macho por mantener su hegemonía en la zona.

La madrugada del domingo fue captado por las cámaras, pero no se trató de un paso fugaz, como suele ocurrir con las instaladas en lo más frondoso de los bosques, sino que en esta ocasión se pudo seguir todo su deambular por Coañana de Arriba. Lo cierto es que, si bien el pueblo cuenta con dos casas rurales, tiene zonas poco pobladas y bosques de castaños y robles, así como fincas abandonadas con árboles frutales, lo que resultó irresistible para el apetito de 'Aurelión'.

Las cámaras revelaron cómo el oso, después de una 'fartura' de fruta a solo 20 metros de los establecimientos de turismo rural, disfrutó de un buen baño en el bebedero para el ganado doméstico del pueblo. A continuación, se dirigió a las colmenas que tiene instaladas el Fapas en la localidad y, después de comprobar su contenido, decidió no comer más y abandonó Coañana de Arriba.

Osezno recuperado

El Fapas ha constatado que 'Aurelión' lleva visitando la zona desde hace más de dos semanas y sus responsables aseguran que «va a seguir haciéndolo bastantes noches», por lo que consideran una oportunidad única para potenciar el turismo interesado en el avistamiento de osos, ya que durante el mes de septiembre «es el momento que el oso frecuenta estas zonas fruteras de los fondos del valle», indica la entidad.

Por otro lado, el Fapas lleva meses controlando día a día a un osezno que cuando fue localizado presentaba una evidente desnutrición. El animal, de unos meses, no estaba con su madre, pero, según el seguimiento realizado por el Fapas, su evolución está siendo satisfactoria, siempre sin contacto humano y manteniendo su comportamiento salvaje. El esbardo se mueve en un área concreta que no ha sido revelada, pero que «es de gran tranquilidad».

Fotos

Vídeos