Once autobuses del área central tendrán un aparato que impide conducir bebido

Once autobuses del área central tendrán un aparato que impide conducir bebido
Javier Augusto Martínez explica los avances al consejero Fernando Lastra y al presidente de Alsa en Asturias, Jacobo Cosmen. / ÁLEX PIÑA

Los nuevos vehículos de ALSA generan hasta un 90% menos de emisiones y tendrán cargador de móviles

R. MUÑIZ OVIEDO.

Dos autobuses de última generación se incorporarán en los próximos días a las rutas Oviedo-Gijón y Gijón-Avilés. Son los primeros de una remesa de once con los que ALSA quiere cumplir tres objetivos: lograr una movilidad en el área central menos contaminante, más segura y que seduzca al público joven.

Para superar el último reto, cada una de las 65 plazas viene provista de cargador de tipo USB para móviles, ordenadores y tabletas. La señal de internet sin cables (wifi) sigue siendo gratuita y se ha potenciado de forma que no sufra interrupciones en recorridos interurbanos, aseguran los técnicos de ALSA. La red ofrecerá a los viajeros OndRoad, un sistema de entretenimiento que permite visualizar en el móvil, ordenador o tableta películas, series o programas de formación de idiomas. «Si el trayecto termina y el viajero no ha podido acabar el capítulo, se lo puede llevar descargado en su dispositivo para luego; eso sí, tras el visionado se borra el archivo», explican desde la compañía.

El presidente de ALSA en Asturias, Jacobo Cosmen, detalló ayer las mejoras de un pedido con dos vehículos híbridos de tracción gasoil y eléctrica. El resto son autobuses Setra 419 UL, con categoría Euro VI, «los más limpios que hay con esta tecnología y el último nivel de desarrollo en estos vehículos», indicó el directivo.

Frente a la gama anterior, la Euro III, estos motores emiten un 90% menos de micropartículas de tipo PM10, un 88% menos de óxidos de nitrógeno, un 80,3% de hidrocarburos y evitan otro 28,6% de monóxido de carbono. La comparativa también es beneficiosa si se hace frente al coche, dado que el autobús contamina el aire entre tres y nueve veces menos por pasajero.

«Hacemos también una apuesta decidida en términos de seguridad; éste es el vehículo más seguro del mercado», subrayó Cosmen. Entre las novedades, los autobuses llevan dispositivos 'alcolock', que exigen al conductor someterse a un alcoholímetro para arrancar el vehículo. En caso de detectar que el empleado ha bebido, mantiene inmovilizado el autobús.

El consejero Fernando Lastra aplaudió el esfuerzo de la compañía, que alcanza los 520.000 euros por las dos primeras unidades. Recordó el representante del Principado que su departamento tiene «una apuesta decidida por el transporte público». Para ello prepara un plan de movilidad con cambios en líneas y billetes que aspiran a captar a 244.500 viajeros más al día para el autobús.

Además, el Consorcio de Transportes ultima los pliegos de un concurso que renovará el billete único y todos los dispositivos de carga y validación que funcionan desde 2005. Los nuevos ingenios permitirán al ente conocer cuántos pasajeros van en cada autobús y activar precios rebajados en los días con más contaminación del aire.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos