La Ley de Autoridad del Profesorado no estará lista hasta el año que viene

Genaro Alonso indica que ha habido que actualizar el borrador, que está ya «muy avanzado», para incluir los casos de ciberacoso

S. G. ANTÓN / M. GUTIÉRREZ GIJÓN / LLANERA.

La Ley de Autoridad del Profesor tendrá que esperar un poco más de lo inicialmente previsto en el Principado. Si bien la intención de la Consejería de Educación era tener listo este documento antes de que finalizara este año, el titular de este departamento apuntaba ayer que no será hasta 2018 que tendrá lista la norma.

Genaro Alonso, tras visitar el IES de Llanera, incidía en que el borrador de esta ley está ya en fase «avanzada». Una norma aprobada hace ya cuatro años pero que sigue sin culminar su desarrollo. También estará en ese mismo plazo, según las previsiones del consejero de Educación, el decreto de derechos y deberes. Estas reglamentaciones, apuntó Alonso, tuvieron que ser adecuadas a los problemas que se han detectado en los últimos tiempos. Es decir, se han tenido que incluir respuestas a situaciones como el ciberacoso.

No obstante, desde la consejería se viene manteniendo que el clima de convivencia en los centros educativos asturianos no registra una conflictividad elevada. Todo lo contrario, el propio Genaro Alonso ha llegado a calificar la convivencia de «satisfactoria». Así se desprendía, además, de un estudio realizado en 23 centros educativos, tanto públicos como concertados de Secundaria en la región. Un informe del que se desprendía que el grado de «satisfacción, respeto y de colaboración con sus compañeros y profesores es muy aceptable». En definitiva, que todo iba razonablemente bien, según ese análisis del curso pasado, a excepción de algunos «pequeños conflictos».

El Defensor del Profesorado advierte del aumento de ataques a los docentes

Sin embargo, otros informes, como el elaborado por el Defensor del Profesor realizan una radiografía menos complaciente de la situación. Según este documento se ha registrado un aumento significativo en Asturias de los casos de conflicto en los centros escolares. Hasta 39 recogidos en el curso 2016-2017 en colegios e institutos del Principado. Son once más que en el curso anterior, y uno más que en el 2014-2015.

No van mejor las cosas en el conjunto del panorama nacional. Los colegios españoles sufren una escalada de amenazas y agresiones de los alumnos a sus profesores. Es la tendencia que, de forma «significativa y preocupante», muestra este informe del Defensor del Profesor, un servicio de asistencia a los docentes víctimas de situaciones de conflictividad y violencia que ofrece el sindicato Anpe, según explicó su presidente, Nicolás Fernández.

El estudio, basado en los casos que los docentes denuncian al servicio, revela que el curso pasado se cuadruplicaron con creces las consultas por amenazas y ataques verbales y físicos de los alumnos. De 59 se saltó a 270 (un crecimiento del 357%), lo que significa que se pasó del 3% de las llamadas registradas en 2015 al 12% de 2016.

En Anpe entienden que no hay una única explicación a este aumento de los ataques, aunque apuntan a los recortes del gasto educativo, que han elevado las ratios por aula y han reducido los programas de refuerzo y de atención a la diversidad y a la repetición. También creen que influye la «deficiente» formación en valores de los escolares, la imitación de comportamientos vistos en las redes sociales y la cada vez mayor conciencia para denunciar de los docentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos