Una avería en el centro de control de Feve colapsa cerca de tres horas su red

Pasajeros afectados reclaman un transporte alternativo en las ventanillas de Sanz Crespo.
Pasajeros afectados reclaman un transporte alternativo en las ventanillas de Sanz Crespo. / DAMIÁN ARIENZA

La mayoría de los trenes no pudieron salir y se dieron retrasos toda la jornada. IU pide al ministro «que no vuelva» si no es con inversiones

M. ALONSO RON / R. MUÑIZ GIJÓN.

Mal día para la antigua Feve. Por la mañana los trenes entre Gijón y Cudillero acumulaban demoras de diez minutos, mientras en Oviedo-Infiesto y Gijón-Laviana eran cinco. Entre otros problemas, estaba averiada la catenaria del cruce de El Berrón y había un carril roto entre Trasona y Regueral. No fue nada comparado con lo que pasó a las 12.40 horas. En ese momento una avería dejó ayer a ciegas las pantallas del Centro de Control de Tráfico (CTC), edificio situado en El Berrón desde el que se gestiona el movimiento de ferrocarriles de esta red de ancho métrico.

Los operarios lograron mantener algunos servicios controlando su paso por las estaciones de forma telefónica, si bien el incidente afectó prácticamente a toda la red, salvo a los ferrocarriles de la línea costera oriental. A las 15 horas el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) lo dio por resuelto, aunque la conexión entre Siero y Laviana continuó librándose por carretera mediante autobuses alquilados de urgencia.

Más información

¿Cuántas frecuencias se vieron afectadas? Ni Adif ni Renfe facilitaron ese dato. La cartelera de ancho métrico está compuesta de 317 circulaciones en días laborables, utilizadas por viajeros como Lucas Lamar. De 18 años y vecino de El Entrego, depende del tren para acudir al IES número 1 de Gijón, donde estudia. Ayer salía antes de clase «porque habitualmente hay problemas con los trenes». Su idea era coger el de las 13.35 horas, pero al llegar a Sanz Crespo lo encontró suprimido. «Me fui a tomar un café para coger el de las 14.35, pero cuando volví vi que también lo habían cancelado». En un principio le indicaron que dispondría de un autobús junto al resto de afectados, pero luego se le invitó a buscarse alternativas.

«Cuando no es por falta de maquinistas, es por averías en convoyes», lamentó Ovidio Zapico. El diputado de IU calificó de «vergüenza» que «el ministro venga cada quince días a regalarnos los oídos con planes de futuro, pero nunca con inversiones». Zapico invitó al titular de Fomento a «dejar de venir; no merece la pena que lo haga si no es acompañado de dinero».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos