Los ayuntamientos de Gijón y Mieres, contrarios a compartir el grado de Deporte

El equipo de gobierno gijonés dice que dividirlo es «matarlo» mientras que el mierense asegura que «a medias, nada»

I. VILLAR / A. FUENTE GIJÓN / MIERES.

La posibilidad de que el grado de Deporte se imparta en dos campus, el de Gijón y el de Mieres -como sugirió el rector-, ha causado sorpresa en los dos concejos y muchas incógnitas en la Universidad. El equipo de gobierno gijonés fue el primero en manifestarse de la mano del edil de Deportes, Jesús Martínez Salvador. Sirviéndose del juicio del rey Salomón (que para descubrir quién era la madre del bebé que se disputaban dos mujeres propuso partir al niño en dos), señaló que «adoptó esta decisión para descubrir a la madre de la criatura, no para dividirla y matarla».

El Ayuntamiento de Gijón -que apoya la propuesta de la Facultad de Profesorado, en Oviedo, para que prácticamente toda la docencia del grado se imparta en la villa de Jovellanos- cargó contra la presidenta del PP regional, Mercedes Fernández, por defender que la carrera se imparta en Mieres. «Estoy tristemente sorprendido», dijo el edil. «La postura de Mercedes Fernández -que demuestra una patología política antigijonesa, es muy preocupante, ya que sistemáticamente se pronuncia contra los intereses de la ciudad». «La opinión de Mercedes Fernández es una intromisión en las legítimas aspiraciones municipales y una suplantación de las funciones de la Universidad, a quien compete decidir con criterios objetivos de interés general, no partidistas ni localistas», remarcó. Bajo esta premisa, insistió en su «convencimiento de que la ciudad es la mejor candidata para acoger el grado, por sus infraestructuras y la idoneidad de sus instalaciones».

No fue el único de la Corporación que se manifestó al respecto. El edil popular Pablo González apuntó que «la Universidad ha enredado bastante con este tema, por lo que hubiésemos agradecido un enfoque más serio desde el primer momento». No obstante, también fue crítico con el equipo de gobierno, al que acusó de «haber dejado pasar el tiempo» y de «intentarlo tarde y mal y enfocarlo como si fuese una subasta».

Mario Suárez, de Xixón Sí Puede, señaló que «lo mejor sería tener una única sede. Técnicamente cualquiera lo diría. En principio, abogamos por Gijón, pero lo fundamental es que sea público y en Asturias». Y en similares términos se expresó Aurelio Martín, de IU: «No sabemos si será muy operativa la propuesta de tantas sedes. Nos suena raro y, por eso, nos gustaría tener un informe más completo de la Universidad porque dice que no va a hacer una propuesta en función del ámbito local, pero da la sensación de que hay un cierto peso de reparto de cartas».

José Carlos Fernández Sarasola, de Ciudadanos, defendió la ubicación en Gijón, pero bajo criterios «universitarios y objetivos» y José María Pérez, del PSOE, cree que «Gijón tiene motivos más que suficientes para ser elegido. Confío en que esas sean las razones por las que la Universidad tome la decisión y no la cantidad de dinero que alguien le ofrezca para que se instale el título en su municipio. No puede convertirse en una subasta».

«Encarecería la titulación»

En Mieres, su alcalde, Aníbal Vázquez, de IU, fue contundente: «Nosotros, de compartir, nada. No queremos un grado a medias, sino entero. No compartimos absolutamente nada de esto», dijo después de señalar que no recibió respuesta a la reunión que solicitó con el presidente del Principado y el rector para este asunto.

La directora de la Politécnica de Mieres, Asunción Cámara, tampoco es partidaria de dividir el grado «porque genera problemas. Lo sabemos muy bien aquí, que compartimos profesorado con Oviedo. Puede provocar una merma de la calidad en la docencia y un encarecimiento de la propia titulación». Cámara considera que «el campus de Mieres es el único espacio que cumple con los requisitos para acogerlo de forma integral» y que «los campus de Oviedo y de Gijón ya están plenamente desarrollados, no así el de Mieres».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos