Azorín cobró tres obras «sin realizar los trabajos y siguiendo el plan»

Antonio José Azorín, dueño de Nora, salda el 'caso Renedo' con una condena de un año de cárcel gracias a que, aunque fue una pieza esencial en el engranaje del consejero, se le confiere un papel de subalterno de Víctor Muñiz. La sentencia, por ejemplo, señala que presentó tres facturas a Educación «y no realizó los trabajos» que figuraban en ellas, pero lo hizo «siguiendo el plan trazado» por José Luis Iglesias Riopedre, María Jesús Otero y el propio Muñiz. Luego presentó a Industria recibos por el mismo importe pero asegurando que respondían a la caldera de Infiesto. La consejería que entonces mandaba Graciano Torre pidió a Educación que confirmara que estaban bien, descubriéndose así la irregularidad.

Fotos

Vídeos