Una ballena de 18 metros en Caravia

Varias personas contemplan la ballena en el Arenal de Morís. / E. C.

Fue imposible retirar el cuerpo sin vida del cetáceo, un ejemplar «bastante delgado»

GLORIA POMARADA PRADO.

El Arenal de Morís, en Caravia, amaneció ayer con un inmenso cadáver de ballena recostado a orillas del Cantábrico. El ejemplar fue hallado a primera hora de la mañana y no pudo ser retirado ayer debido a los complicados accesos que tiene la playa caraviense, no aptos para vehículos de las dimensiones que serían necesarias para hacerlo, señaló la alcaldesa del concejo, Salomé Samartino.

Está previsto que durante el día de hoy la Consejería de Medio Ambiente tome una determinación al respecto, pues desde ayer permanece «estudiando la fórmula» para el traslado del cadáver, que dependerá del «comportamiento de las mareas, de la luz y de los medios», señalan fuentes del Gobierno regional.

La alcaldesa explica que la subida de la marea de la pasada tarde impidió avanzar en los trabajos. «Están viendo si Cogersa puede ayudar a sacarla, pero no es fácil por los accesos a la playa», explica sobre el operativo previsto. El ejemplar en cuestión, del que los técnicos de Medio Ambiente recogerán muestras, según explica Samartino, se trata de un rorcual común o ballena de aleta. «Mide dieciocho metros y estaba bastante delgada», apunta Luis Laria, presidente de la Coordinadora para el Estudio de las Especias Marinas (Cepesma). El hallazgo de una ballena de tales dimensiones no deja de sorprender en el concejo, puesta hasta ahora solo habían llegado «cachalotes o delfines», cuenta la regidora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos