El 74% de la basura urbana va directamente al vertedero, algo que la UE vetará en 2030

El 74% de la basura urbana va directamente al vertedero, algo que la UE vetará en 2030
Máquinas trabajando en el vertedero de Cogersa en Serín. / Pablo Lorenzana

Foro achaca a la «desidia socialista» que haya que destinar sesenta millones a una nueva planta para tratar el residuo no reciclado en casa

Ramón Muñiz
RAMÓN MUÑIZGijón

Asturias aplica a los residuos un modelo muy barato para el ciudadano, al precio de dejar mucho desperdicio sin reciclar. De las opciones posibles, ninguna es tan económica como arrojar directamente al vertedero los desechos. Ahora mismo el 74% de todo lo que sale de las casas, comercios y establecimientos de la región muere directamente en el basurero central de la región, según el último informe del Ministerio de Medio Ambiente. Son bolsas negras en las que la inmundicia no reciclable se mezcla con vidrios, ropa, envases y papel. Con otro sistema, más costoso, sería posible recuperarlos.

Ninguna otra comunidad aplica una gestión tan barata. En el resto de regiones solo el 18% de la basura que recogen los camiones se descarga en sus vertederos. O pagan para llevar el desperdicio fuera o invierten en naves donde los operarios abren esas bolsas negras y rescatan la materia susceptible de recuperación. Es a lo que apuntan las normas que llegan desde Bruselas. El pasado día 23 los ministros de Medio Ambiente de la UE acordaron imponerse nuevos deberes. El pacto señala que todos deben ponerse las pilas para ir reduciendo la basura que eliminan en el basurero. El objetivo es que en 2030 nada que pueda ser reciclado termine así.

Más información

Todo confluye para que el Principado varíe su relación con la basura. De ello se habló el martes, en una visita con políticos de todos los grupos a las instalaciones del Consorcio de Gestión de Residuos (Cogersa). Allí el consejero de Infraestructuras, Fernando Lastra, y el gerente de la entidad, Santiago Fernández, recalcaron que el vertedero «solucionó muchos problemas, pero se nos acaba». Que entre abril y mayo se aprobará un nuevo plan que incluye invertir 60 millones en lo que denomina una planta de basura bruta, instalación dedicada a abrir esas bolsas negras y recuperar aquello aprovechable que los asturianos declinaron depositar en el contenedor adecuado. Que al final «la separación de los residuos no es un problema de ningún gobierno, lo es de toda la ciudadanía», en palabras de Lastra. Ver a los camiones echando al vertedero productos susceptibles de recuperarse es un «drama», dijo ayer el diputado de Podemos, Héctor Piernavieja. «Contamos con un gran potencial en las instalaciones de Cogersa, que se encuentran infrautilizadas, y solo si conseguimos implicar al conjunto de vecinos de Asturias podremos llegar a esa solución que tanto ansiamos», instó. Vista la experiencia, el parlamentario propondrá repetir la excursión a la térmica de La Pereda, donde Hunosa y el consorcio investigan los resultados de la quema de residuos, algo de lo que recelan la formación morada e IU.

En la coalición recalcan que la solución para por «potenciar el reciclaje en origen», para lo que desde el parlamento trabajan para impulsar los programas de recuperación de comida y ropa. «Ahí nos queda todo por hacer», apreció el diputado de IU Ovidio Zapico. Su formación, recordó, lleva años reclamando esa planta de basura bruta «para cumplir con la UE».

Y Foro recordó que la inversión en la planta de basura bruta la puede hacer Cogersa con los 150 millones que calcula tiene ahorrados. «La urgencia en actuar ahora es fruto de la desidia de los gobiernos socialistas en los últimos años para abordar el tratamiento de residuos», afirmó Pedro Leal, diputado de esta formación. A su juicio, «no es procedente a estas alturas responsabilizar de la situación a los ciudadanos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos