Los bomberos mantienen bajo vigilancia el suroccidente ante las elevadas temperaturas

Zona de Ibias en la que ayer se reavivó uno de los incendios. / BRIF
Zona de Ibias en la que ayer se reavivó uno de los incendios. / BRIF

Uno de los focos se reaviva en Ibias y el Gobierno regional mantiene la alerta máxima por riesgo de incendio forestal en la comarca

BELÉN G. HIDALGO IBIAS.

La tierra sigue humeando en el suroccidente de Asturias y las llamadas de los vecinos al 112 no cesan ante el temor de que las llamas se reaviven. De hecho, esto último ya ha sucedido en Ibias, el concejo con más superficie afectada por la última oleada de incendios: las llamas se reproducían en Morentán a mediodía de ayer obligando a intervenir a medios áereos y terrestres. En la zona continúan las labores de refrigeración y vigilancia. «Hay que seguir supervisando para evitar que el fuego se reproduzca», explicaba Óscar Rodríguez, jefe supervisor de Bomberos de Asturias.

Las altas temperaturas continúan preocupando a los bomberos, pendientes de que el viento no vuelva a azuzar el fuego en la comarca. «Hay brasas en un perímetro muy grande. El problema es que vuelva a correr el viento, envíe esas brasas a zonas sin quemar y se reinicien los fuegos», apuntaba Rodríguez. Con noviembre a las puertas, el mercurio sigue marcando más de 25 grados y el Principado mantiene el índice de riesgo de incendio forestal en su nivel más alto.

El consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, anunciaba ayer en la base aérea de La Curiscada (Tineo) que el Principado invertirá el próximo año unos 25.000 euros en la adquisición de un quinto módulo y el equipamiento de los ya existentes.

Fotos

Vídeos