'Bruno' se ceba con árboles y tejados

Oviedo. Un árbol cayó sobre El Escorialín del Campo de San Francisco, junto a una farola que también acabó en el suelo. / ÁLEX PIÑA

La parte acristalada del Escorialín, en el Campo de San Francisco, quedó destrozada | El fuerte oleaje mantuvo amarrada la flota, que ha obtenido permiso para salir a faenar el sábado

IVÁN VILLAR GIJÓN.

'Bruno' se despidió ayer de Asturias con olas de más de diez metros en la costa central -10,42 llegó a marcar la boya de Gijón- y vientos que alcanzaron rachas de hasta 123 kilómetros por hora en el Cabo Peñas. Como legado dejó un reguero de destrozos por toda la región, con árboles y tejados como principales víctimas. Oviedo fue una de las localidades que más sufrió la furia de la primera gran borrasca del invierno, que se ensañó con dos de sus edificios más significativos. En el Campo de San Francisco el vendaval derribó un árbol sobre la antigua oficina de turismo, el popular Escoliarín, destrozando por completo su parte acristalada y causando también importantes daños en el tejado. En su caída también se llevó por delante una de las farolas isabelinas de la calle Marqués de Santa Cruz. En otra zona del parque, el paseo del Bombé, fue una palmera la que acabó en el suelo, aunque sin causar daños materiales ni personales. El Ayuntamiento se vio obligado a acordonar el Campo desde última hora de la noche del martes hasta las diez de la mañana de ayer.

Llanes. Una ola rompe junto a unas viviendas próximas a la plaza del Fuerte.
Llanes. Una ola rompe junto a unas viviendas próximas a la plaza del Fuerte. / JUAN LLACA

En la catedral el viento derribó una de las vidrieras de la capilla de Santa Bárbara, el edificio anexo a la nave central del templo. Los bomberos tuvieron que anclar la estructura, muy pesada, para después retirarla con la ayuda de unos equipos especiales. Las fuertes rachas registradas por la noche también levantaron parte de la cubierta metálica del centro territorial de Radio Televisión Española, en San Esteban de las Cruces, y obligaron al servicio municipal de bomberos a actuar en varios edificios por la caída de cascotes.

Tazones. La villa maliaya volvió a ser de las más azotadas por la fuerza del mar.
Tazones. La villa maliaya volvió a ser de las más azotadas por la fuerza del mar. / JOSÉ SIMAL

Toró. Las olas reventaron con fuerza contra la costa llanisca.
Toró. Las olas reventaron con fuerza contra la costa llanisca. / NEL ACEBAL

En Avilés el temporal precipitó contra el suelo el murete perimetral de la cubierta del edificio principal del complejo deportivo de La Toba, en Llaranes. El incidente se produjo ya por la noche, por lo que no había usuarios ni en el inmueble, que alberga los vestuarios y la cafetería, ni en las instalaciones adyacentes, sobre las que quedaron desperdigados los cascotes. Mientras los técnicos municipales evalúan los desperfectos y se procede a su reparación los campos 1 y 2, la pista de atletismo y el propio edificio permanecerán cerrados, por lo que será necesario acordar con los clubes afectados la reorganización de los usos de los campos. Solo el pabellón deportivo funciona con normalidad. Como medida preventiva el Ayuntamiento avilesino también cerró varias horas el parque de Ferrera, así como suspendió las actividades navideñas previstas en el de Las Meanas.

Avilés. Restos del murete de la cubierta del complejo deportivo de La Toba, en Llaranes.
Avilés. Restos del murete de la cubierta del complejo deportivo de La Toba, en Llaranes. / MARIETA

En la calle de La Cámara una farola se seccionó en su base y cayó sobre cuatro turismos, causando daños «casi inapreciables» a dos de ellos. Además resultaron dañados otros dos vehículos por una papelera que se desprendió de su sujeción y un contenedor de basura desplazado por el viento. También hubo caídas de cascotes y plaquetas en varias calles.

Gijón. Operarios de Emulsa retiran los restos de una palmera en el parque de los Hermanos Castro.
Gijón. Operarios de Emulsa retiran los restos de una palmera en el parque de los Hermanos Castro. / ARNALDO GARCÍA

En Gijón se atendieron medio centenar de incidencias relacionadas con el temporal, principalmente caída de cascotes -algunos sobre coches estacionados-, contenedores volcados y carteles publicitarios desprendidos de la fachada. El viento también derribó alguna farola, una palmera del parque de los Hermanos Castro y otro árbol en la avenida de Portugal, que causó daños en un vehículo.

En las cuencas, levantó la cubierta metálica del polideportivo de Blimea, llevándose consigo parte del material aislante que recubre. Y en Corvera ocurrió algo parecido en el centro comercial Parque Astur, donde uno de los pasillos que da acceso a la zona comercial y de ocio quedó al descubierto. Aunque fue necesario vallar por seguridad este espacio, los negocios abrieron con normalidad y, según su gerente, ayer mismo se iniciaron ya de manera urgente las obras para cubrir la parte afectada.

San Martín del Rey Aurelio. Un operario trabaja en la cubierta metálica levantada en el polideportivo de Blimea.
San Martín del Rey Aurelio. Un operario trabaja en la cubierta metálica levantada en el polideportivo de Blimea. / JUAN CARLOS ROMÁN

Asimismo, cayeron al suelo árboles y señales en Cangas de Onís y Luanco, donde 'Bruno' no respetó siquiera las figuras del belén instalado en la Torre del Reloj. En Gozón otro árbol afectó al cableado eléctrico en la localidad de Zanzabornín, que estuvo hora y media sin luz.

En el aeropuerto, el martes por la noche dos vuelos fueron desviados a Barajas. El primero, operado por Volotea y procedente de Sevilla, retomó horas después el vuelo desde Madrid y aterrizó en Asturias ya de madrugada. El segundo, el último de la jornada entre Madrid y Asturias, de Iberia, fue cancelado e impidió que ayer saliera el primero de la mañana hacia la capital, al no haber avión.

Sotres . Un grupo de estudiantes mexicanos juega con la nieve.
Sotres . Un grupo de estudiantes mexicanos juega con la nieve. / NEL ACEBAL

En la mar el fuerte oleaje obligó a mantener la flota amarrada y hoy solo se prevé la salida de algunos arrastreros por la tarde. El Principado ha autorizado a las cofradías que barcos y perceberos faenen el sábado para compensar las jornadas perdidas.

Al cierre de esta edición la nieve obligaba a usar cadenas en ocho puertos de la red secundaria -San Isidro, Leitariegos, El Connio, Tarna, Cerredo, Somiedo, San Lorenzo y Ventana-, así como en la subida a Sotres y a los lagos de Covadonga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos