Buscan en el río Narcea a un vecino de Cangas desaparecido hace más de una semana

Buscan en el río Narcea a un vecino de Cangas desaparecido hace más de una semana
Un agente de la Guardia Civil inspecciona el río. / B. G. H.

Su hermano asegura que la última vez que lo vio había salido a pescar frente a la casa familiar

BELÉN G. HIDALGO CANGAS DEL NARCEA.

Onésimo González, de 43 años, fue visto por última vez en su pueblo, Llano, durante la Semana Santa. Los vecinos fueron quienes se percataron de su ausencia. «Lo echamos en falta, pero nadie dio el aviso y nadie sabe nada con certeza», lamenta Manuel Álvarez, vecino de este pueblo de Cangas del Narcea. Allí replican la versión del hermano mayor del desaparecido, Ovidio, que afirmó haberlo visto pescando en una roca del río Narcea, frente a la casa familiar en la que ambos vivían. Algunos cuentan que encontraron un bote de cristal con lombrices en dicha roca y sospechan que puedan ser las que utilizaba Onésimo para pescar. Más allá, pocos se atreven a verbalizar su hipótesis de la desaparición.

Fuentes de la Guardia Civil indican que tuvieron constancia de su ausencia el pasado 6 de abril por la mañana. Desde entonces, hay un dispositivo de búsqueda diario por parte del Instituto Armado con patrullas de la compañía de Navia, policía judicial y el área de investigación de la dotación de Pravia. En la tarde de ayer, se incorporó al dispositivo un helicóptero que no había podido volar por la mañana debido al temporal. Los agentes de la Guardia Civil rastrearon en la tarde de ayer las inmediaciones de la vivienda, las fincas aledañas y hasta el cementerio parroquial en busca de indicios. Se están peinando los márgenes del río Narcea y mañana está previsto que se incorporen a la búsqueda miembros del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS), que partirán río abajo desde el lugar donde fue visto por última vez Onésimo.

Mientras, los vecinos no dejan de lamentar la desaparición de Onésimo. Lo definen como una buena persona y apuntan que se defendía bien en el río, por donde solían coincidir paseando. Todos señalan que no mantenía muy buena relación con su hermano y recuerdan rifirrafes entre ellos. Sí destacan que el trato con el desaparecido era más cordial que con su hermano.

«Dijeron que cayó al agua»

María Luisa Rodríguez fue una de las vecinas que la Guardia Civil citó a declarar el viernes pasado. «Le pregunté a su hermano por él. Me dijo que estaba pescando y que cayó al agua», recuerda. Se sorprendió de que no hubiese dado entonces la voz de alarma.

«No te puedes fiar mucho de él», indica esta vecina que dice conocer a ambos hermanos desde niños. Manuel Marcos también acudió al cuartel a prestar declaración. «El hermano no se aclara. Ayer (por el domingo), andaba por aquí y no paraba de repetir que tenía que ir a declarar» ayer por la mañana, cuenta este vecino que coincide en señalar que Onésimo era más dado a conversar con ellos que su hermano. Josefa Fernández pensó que su vecino faltaba porque estaría pintando en alguna casa de un pueblo del municipio, tal y como sucedió «hace un año, cuando faltó unos días» por ese motivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos