300 personas tras la pista de Concepción

Alrededor de 300 persdonas participaron en el operativo desplegado en Castrillón./MARIETA
Alrededor de 300 persdonas participaron en el operativo desplegado en Castrillón. / MARIETA

Hoy se realizará una nueva batida para buscar a la vecina de Santo Adriano, de 46 años, desparecida desde el 2 de marzo

J. F. GALÁN CASTRILLÓN.

La búsqueda continúa. La multitudinaria batida de ayer concluyó sin que se hallase el menor signo que pueda conducir al paradero de Concepción Barbeira, la mujer de 46 años vecina de San Adriano (Castrillón) desaparecida desde el jueves de la semana pasada. Su pista se perdió en Santa María del Mar, localidad costera situada a menos de dos kilómetros de su domicilio en la que se encontró su vehículo y centro neurálgico del operativo de búsqueda desplegado desde entonces. Ayer fue especialmente intenso, unas 300 personas entre Bomberos, Guardia Civil, Cruz Roja, Protección Civil y sobre todo voluntarios, que ya desde primera hora de la mañana comenzaron a concentrase en el entorno de Casa Román.

Se buscó lo largo de la franja costera comprendida entre la desembocadura del Nalón y Cabo Peñas, unos cuarenta kilómetros, y también en el interior, especialmente en parajes forestales del entorno. Y no solo por tierra. También desde el aire, con helicópteros, y desde el mar, con embarcaciones de Salvamento Marítimo, Guardia Civil, Cruz Roja e incluso particulares. También bajo la superficie. Quince miembros del Grupo Ensidesa de Actividades Subacuáticas se sumaron al operativo, que se prolongó hasta el ocaso. Y nada. Hoy se realizará una nueva batida, mismo sitio misma hora, condicionada por la intensidad de los vientos que anuncia 'Félix', el temporal que se abatirá sobre Asturias, con especial intensidad en la franja costera. La afluencia de voluntarios desbordó las previsiones, hasta el punto que algunos tuvieron que esperar horas. Los responsables del operativo distribuyeron los efectivos en 21 grupos de ocho comandados por personal de Protección Civil o de Bomberos. Acto seguido cada grupo se dirigió a la zona asignada mientras otros ochenta voluntarios esperaban el momento de dar el relevo.

Más información

José Luis Puente llegó desde Pola de Siero «para echar una mano» y Ángeles Díaz y su hermana Luján desde la cercana Piedras Blancas. «Hace veinticuatro años mi hija desapareció. Solo fueron unas horas hasta que la hallamos sana y salva. Sé lo que siente, y me pongo en su piel. Solo espero que tengan la misma suerte que yo», manifestó. También acudieron al punto de partida al menos dos de las hermanas de la desaparecida así como su esposo, desconsolados pero con la llama de la esperanza encendida. «No perdemos la fe. No esperaba encontrarme tanta gente», agradeció Juan Carlos Mariño, primo de la Concepción Barbeira, recién llegado desde La Coruña. «La desaparición de mi prima no tiene sentido. Era una personal normal que llevaba una vida normal, de casa al trabajo y viceversa. No tenía ningún problema y en su casa nunca faltó nada. Todo es muy raro», se repetía una y otra vez.

De 1,60 y delgada

Eduardo Rubio, jefe de zona de Bomberos, coordinó el operativo. «El área de búsqueda se va a mantener igual que ayer (por el viernes) en la franja costera y se va a intensificar en zonas interiores, concentrándose en puntos como balsas, pozos o construcciones abandonadas. A partir del mediodía se van a incorporar más efectivos profesionales, y si no la encontramos seguiremos mañana (hoy)». La indeseada visita de 'Félix' «hará la tarea más difícil, y habrá que adaptarse a las condiciones meteorológicas. Agradecemos mucho la colaboración de tantos voluntarios, pero al mismo tiempo les rogamos encarecidamente que sigan nuestras instrucciones», señaló antes de introducirse en el camión que hace las veces de puesto de mando avanzado parar informar a la alcaldesa de Castrillón, Yasmina Triguero. De 1,60 metros de altura y complexión delgada, Concepción Barbeira salió a primeras horas de la mañana del día 2 de su domicilio rumbo a su trabajo, la cocina del Hospital San Agustín. No llegó, y desde entonces nada se sabe de ella.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos