La Guardia Civil halla la caña de pescar del desaparecido en Cangas del Narcea

La Guardia Civil halla la caña de pescar del desaparecido en Cangas del Narcea
Los vecinos revisaron palmo a palmo los márgenes del río Narcea hasta llegar a Los Nogales. / B. G. H.

Los GEAS rastrearon el embalse de Pilotuerto sin éxito y está previsto que hoy, si las condiciones lo permiten, revisen los pozos del río en Llano

BELÉN G. HIDALGO CANGAS DEL NARCEA.

Continúa la búsqueda del vecino desaparecido hace ya dos semanas en Llano, en Cangas del Narcea. Se trata de Onésimo González, de 43 años, cuya pista se pierde el 28 de marzo. Su hermano, Ovidio, dijo haberlo visto cuando pescaba en la roca situada frente a su casa. La Guardia Civil trabaja con la sospecha de que el desaparecido pudiese haberse caído al río Narcea. Una teoría que se afianzaba tras encontrar los agentes de la Guardia Civil una caña de pescar que, según los vecinos, pertenecía a Onésimo Redondo. La caña apareció en un tramo de unos tres kilómetros que discurre entre Llano y Cangas del Narcea. Fue localizada a unos trescientos metros de la vivienda del desaparecido, entre dos aserraderos.

«La caña es inconfundible: roja y con unas cintas blancas en el portacarrete y negra en las anillas», detallaba Diego Moreno, vecino de Llano que compartió pupitre con el desaparecido y que subrayaba la habilidad de Onésimo en el agua. «Si cayó sin nada, saldría, por muy crecido que estuviese el río», aseguraba.

Hacia las once y media de la mañana, un día después de prestar declaración, regresaba a casa el hermano del desaparecido. Escueto en explicaciones, apenas confirmó la versión ofrecida hasta el momento: «No tengo nada que contar. Qué puedo hacer. No sé nada», alcanzó a balbucear antes de entrar en la casa que compartían. Su tío, Manuel González, llegaba poco después, visiblemente afectado. «Estoy muy nervioso. Siento rabia e impotencia por no poder hacer nada. Nos han dicho que están haciendo todo lo posible», afirmaba sin facilitar más información para no obstaculizar la investigación.

Ayer las patrullas de la Guardia Civil aprovecharon las horas de luz y llegaron, por la tarde, hasta Puente del Infierno peinando las márgenes del río. Los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), por su parte, centraron la búsqueda en los embalses de Pilotuerto y Calabazos, pues las compuertas de este último fueron las últimas en cerrarse. El Grupo de Rescate Especial de Intervención en Montaña (GREIM) buscó en la zona comprendida entre Pilotuerto y Soto de la Barca. A mediodía, el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) llegaba al pueblo y descartaba la inmersión en la zona del río por las fuertes corrientes. Su búsqueda se desarrolló en el embalse de Pilotuerto. Hoy, si las condiciones lo permiten, revisarán los pozos de Llano.

Mientras, medio centenar de vecinos salieron a buscar a Onésimo González por las orillas del río. Partieron del puente de Llano y llegaron hasta Los Nogales. No hubo suerte. Hoy, a las diez de la mañana, retomarán la búsqueda desde Ambasaguas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos