Los buzos tratan de encontrar un bolso y efectos personales de Paz en el pantano

Los buzos tratan de encontrar un bolso y efectos personales de Paz Fernández Borrego en el pantano
Agentes de la Guardia Civil, ayer en el pantano de Arbón. / DAMIÁN ARIENZA

La confesión lleva a los agentes a creer que aún hay pistas del crimen por recuperar. El frío complica la búsqueda y obliga a repetir la inmersión

D. S. FUENTE / R. MUÑIZ NAVIA.

En su confesión en el cuartel de Almuña (Valdés) Javier Ledo narró cómo se deshizo del cuerpo de Paz Fernández Borrego en el pantano de Arbón (Navia). La descripción que hizo fue prolija en detalles y, para tomar mejor nota de ellos, los investigadores decidieron reconstruir el itinerario del crimen. En un coche sin distintivos oficiales, subieron al detenido, visitaron la vivienda del coañés en Navia y después condujeron hasta el embalse. Ahí concretó el punto en el que arrojó el cuerpo a las aguas, cómo se las ingenió para lastrarlo y dejarlo sumergido y todos los enseres que intentó ocultar.

El relato convenció a la Guardia Civil de que la presa seguía albergando pistas aún por recuperar, motivo por el cual reorganizó los rastreos acuáticos, abandonados días antes. Ayer a las 12.30 horas los buzos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (Geas) volvían a sumergirse en unas aguas que les recibían con temperaturas de cinco grados, lo que limitaba el tiempo de inmersión para evitar la hipotermia.

El objetivo principal de la nueva batida era localizar un bolso y otros enseres de la gijonesa. A falta de análisis que determinen si el arma del crimen se encuentra entre el abundante material retirado de las dos viviendas familiares de Ledo, los buzos mantienen los ojos abiertos por si lo toparan en el fondo de las aguas. El rastreo de ayer se prologó durante una hora bajo las aguas y algo más en una lancha desde donde se fotografiaban puntos de interés para la investigación. Aunque la expectativa era alta, finalmente la batida concluyó por el frío de las aguas sin rescatar objeto alguno. Los profesionales confían en volver hoy a la carga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos