«La cabina del camión era una bola de fuego»

La cabina quedó completamente calcinada y los trozos que cayeron al vacío atraparon el cuerpo de la víctima. / Luis Calabor

Manuel Magadán, transportista gijonés de 53 años, falleció en la A-8 entre Cantabria y Bilbao | El conductor se lanzó al vacío desde el puente de Ontón, después de que el trailer se incendiara y quedara con la cabina colgada del viaducto

JOSÉ DOMÍNGUEZ / MARCOS MORO BILBAO / GIJÓN.

Manuel Magadán López, vecino de Gijón de 53 años, inició ayer la ruta partiendo de la base que Transportes Faro, del Grupo Fruasa, tiene en la ciudad. Su flete era de frutas. Debía conducirlas por la autovía del Cantábrico (A-8) hasta a Lérida, pasando por Bilbao. Perdió la vida tras chocar el camión que conducía a la altura del viaducto de Ontón, en Cantabria. Debido a la violencia del impacto, la cabina del vehículo quedó colgando del puente y se incendió, por lo que su ocupante optó por lanzarse al vacío desde casi 20 metros de altura. Responsables de la Dirección de Ayuda en Carretera (DYA) creen que el conductor falleció como consecuencia del golpe, aunque la fatalidad quiso que minutos después le cayeran encima trozos en llamas del vehículo, lo que impidió «activar cualquier intento de rescate», según las mismas fuentes. Vinculado al barrio de La Calzada, deja mujer y un hijo, quien siguió sus pasos y trabajó durante un tiempo en la misma empresa, en labores de almacén.

La colisión -ocurrida a las 13.30 horas- y la posterior retirada del vehículo se llevaron por delante varios metros de barandilla. También quedaron muy dañadas las protecciones laterales de hormigón, por lo que se tuvieron que cortar todos los carriles y desviar la circulación por la N-634. Las retenciones alcanzaron los 21 kilómetros hasta Laredo.

Investigación abierta

La Guardia Civil ha abierto una investigación para determinar las causas de lo ocurrido en un tramo de la autopista expuesto desde primera hora a la lluvia. Los ocupantes de un turismo que se vio implicado en el siniestro y que resultaron ilesos -el camión les golpeó en el lateral derecho- aseguraron que el trailer «ya entró al puente descontrolado» y, a su juicio, «a una velocidad excesiva».

Según estas personas, el vehículo golpeó primero en el lateral derecho de la autopista y se estrelló luego «con gran violencia» contra las protecciones de hormigón de la izquierda, lanzando una hacia abajo, entre los dos tableros del viaducto, sobre una carretera local por la que no circulaba nadie. Desde aquí, el camión rebotó de nuevo hacia la derecha arrastrando la valla hasta que hizo la tijera y la cabina quedó colgando en el vacío.

«Está pidiendo auxilio, va tener que tirarse... ¡Dios, que se ha tirado!». Esta llamada de un particular movilizó de inmediato a los efectivos de la Dirección de Ayuda en Carretera, que llegaron al lugar a tiempo de ver a la víctima tendida en el suelo. «Fue entonces cuando le cayeron encima varios trozos de la cabina del camión, convertida ya en una bola de fuego», explicaron.

A Carlos López le cogió el siniestro en pleno descenso al puente de Ontón. Se paró «a escasos 300 metros», sobrecogido ante la trágica escena. Según explicó, la cabina ya se había desplomado: «Había mucho fuego, una columna de humo terrible y explosiones; entonces no lo sabía, pero me parecía imposible que nadie pudiera salir de allí con vida».

Más noticias

Este residente en Barakaldo presenció la llegada primero de los vehículos de la DYA, seguidos de los Bomberos y la Policía de Castro Urdiales, la Guardia Civil y los operarios de conservación de la autopista. Ante la gravedad del siniestro, también se desplazó el parque de extinción de incendios de Urioste al completo.

En un primer momento, tanto Carlos López como otros conductores lograron escapar del bloqueo circulando en dirección contraria por el acceso al vial rápido desde Ontón, ubicado justo antes del puente. Pasado un tiempo, sin embargo, se cerró esta posibilidad y se fueron abriendo recorridos alternativos ante la certeza de que el corte del viaducto en sentido Vizcaya se iba a prolongar. De hecho, seguía clausurado al cierre de esta edición, por lo que se habilitó uno de los tres carriles hacia Santander para hacer el recorrido inverso, al tiempo que se recomendaba utilizar la N-634.

Fotos

Vídeos