Un calamar gigante en El Sablón

Los bañistas sorprendidos se toman fotografías junto al cadáver del calamar gigante.
Los bañistas sorprendidos se toman fotografías junto al cadáver del calamar gigante. / JUAN LLACA

Un cefalópodo muerto aparece flotando en Llanes para sorpresa de los bañistas

LAURA CASTRO LLANES.

Los bañistas de El Sablón se vieron sorprendidos en la mañana de ayer por la compañía de un calamar gigante muerto. El cefalópodo apareció flotando en el mar alrededor de las diez de la mañana y fueron varios veraneantes los que lo sacaron y depositaron en la orilla.

No es la primera vez que esto ocurre en una playa de Llanes, pero sí que sucede en la céntrica playa de El Sablón. Estos animales marinos viven a más de mil metros de profundidad, por lo que los cañones de Lastres y de Llanes suelen ser hábitats idóneos para ellos. «Seguramente venga de una de esas zonas y la corriente lo haya arrastrado hasta aquí», señaló el concejal Juan Carlos Armas, quien se encargó de coordinar el proceso de traslado del calamar gigante.

En un primer momento, fueron los socorristas de la Cruz Roja los que dieron el aviso al 112. También se alertó a la Coordinadora para el Estudio y Protección de las Especies Marinas (Cepesma), organismo que suele hacerse cargo de este tipo de ejemplares y que los expone en el Centro del Calamar Gigante de Luarca. Sin embargo, la Dirección General de Pesca le trasladó al concejal llanisco su intención de hacerse cargo de este ejemplar. Empleados municipales recogieron el cuerpo del animal y lo trasladaron a la Cofradía de Pescadores de Llanes para conservarlo en un lugar frío y retrasar su descomposición.

«Debe medir unos cinco metros, pero el peso es difícil de calcular», comentó Armas, quien añadió que «será el biólogo de la Dirección General de Pesca el que certifique estos datos y después se le hará la necropsia para conocer las causas de la muerte».

El cefalópodo fue el protagonista de la jornada playera de ayer en El Sablón. Decenas de turistas y vecinos de la villa se acercaron para hacerse fotografías con el ejemplar muerto. «Se las envío a mis amigos de Valladolid porque les va a alucinar», comentó Paloma, una veraneante pucelana que se mostró «muy sorprendida» al ser la primera vez que veía «uno tan grande» en una playa. Los más ocurrentes abogaban por aprovecharlo para el almuerzo. «Podíamos trocearlo y hacer una buena paella para todos», señaló entre risas uno de los bañistas. Sin embargo, debido a su gran tamaño, presentan altos niveles de amoníaco que los convierten en pésimos candidatos para la gastronomía.

Sin duda, los niños fueron los más impresionados ante el llamativo visitante del arenal. Algunos fueron valientes y no dudaron en tocarlo. Como la valenciana de 14 años Macarena Fuero, que reconocía que le había dado «un poco de asco» por la viscosidad de sus tentáculos, pero confesaba que era «una pasada».

Los vecinos de la villa recordaban los calamares gigantes que aparecieron en la zona de los Cubos de Ibarrola en 2001, pero nadie tenía una imagen en la memoria de uno de ellos en El Sablón. «Los había visto en otros arenales y en el centro de exposición de Luarca, pero nunca aquí», comentó Emilio Suárez, vecino de Infiesto, quien se acercó a Llanes para pasar un día de playa en familia.

Fotos

Vídeos