La ola de calor no se atreve con Asturias

Pese a que ayer no lució el sol, e incluso, orbayó, algunos usuarios se animaron a disfrutar de una jornada playera en San Lorenzo, en Gijón. / DANIEL MORA
Pese a que ayer no lució el sol, e incluso, orbayó, algunos usuarios se animaron a disfrutar de una jornada playera en San Lorenzo, en Gijón. / DANIEL MORA

Media España se cuece por encima de los 40 grados mientras Asturias recoge lluvia y está entre los sitios más fríos del país

R. M. GIJÓN.

Una masa de aire caliente proveniente de África entró ayer en la península, decretando una ola de calor que no va con Asturias. Al sur de León los termómetros ardieron por encima de los 40 grados, con máximas en Sevilla, Granada y Córdoba que pasaban de los 45 a la hora de la siesta, esto es, entre las tres y las cinco de la tarde. En esas latitudes la lluvia es más un anhelo que otra cosa. Hace semanas, si no meses, que no se la conoce. Un país meteorológico que poco o nada tiene que ver con el Principado.

Como todo el Cantábrico, la región vivió una moderada inestabilidad, nada que ver con el martes veraniego que revitalizó las playas. El verano está resultando así, propenso a alternar los días de bañador con los de rebequita. Ayer en la red automática de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) el mercurio no superó los 29,2 grados de San Antolín de Ibias, un valor que está a un mundo de distancia de la máxima del país, los 45,6 grados de Montoro (Córdoba). La noche del martes al miércoles resultó fresca, con mínimas de 9,2 grados en el puerto de Leitariegos, la sexta más baja del país.

La Coruña y Asturias fueron las únicas donde los pluviómetros tuvieron algo de trabajo. En la base del aeropuerto de la región se recogieron 1,6 litros por metro cuadrado.

El parte para hoy y mañana reserva un ligero descenso de temperaturas, más acusado en el interior, y la posibilidad de chubascos dispersos, sobre todo en el litoral y en las primeras horas del día. Hasta el fin de semana no se espera que el sol se presente con fuerza suficiente como para dilatar en algo los mercurios.

Más información

Temas

Verano

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos