Ternera Asturiana crece en ventas pese a la exportación de animales vivos a países árabes

Rubén Fernández, María Jesús Álvarez y Jesús Casas, con un par de chuletas de ternera asturiana.
Rubén Fernández, María Jesús Álvarez y Jesús Casas, con un par de chuletas de ternera asturiana. / M. ROJAS

Se certificaron 6,5 millones de kilos de carne en 2017, lo que supuso un valor comercial de casi treinta millones de euros

M. MENÉNDEZ GIJÓN.

A la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Ternera Asturiana le ha salido un fuerte competidor, como es la cada vez más intensa exportación de animales vivos a los países árabes, que llegan a pagar mil euros por cabeza. Eso hace que muchos ganaderos decidan vender sus terneros a lugares como Argelia o Egipto, donde se están creando grandes explotaciones de vacuno, en lugar de destinarlos al consumo de carne. A pesar de eso, la IGP consiguió cerrar 2017 consolidando su crecimiento.

Según datos dados a conocer ayer por al consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez; el presidente del consejo regulador de Ternera Asturiana, Rubén Fernández, y el director general de Desarrollo Rural y Agroalimentación, Jesús Casas, la IGP cuenta con 5.721 explotaciones que certificaron 23.642 canales. Eso supone 6.509.306 kilos de carne con un valor comercial de 29,9 millones de euros. La certificación de Ternera Asturiana ecológica alcanzó los 431.152 kilos y el empleo relacionado con la marca se estima en unas 10.000 personas. Estos números indican, según la consejera, que esta marca de calidad «se encuentra entre las cuatro que más facturan en España y es la segunda de vacuno que se comercializa en el país».

La venta de terneros vivos al mercado exterior impidió certificar un mayor número de canales bajo la marca Ternera Asturiana, debido a que no han completado su ciclo productivo en la región. Rubén Fernández explicó que «2017 estuvo marcado por la demanda del mercado exterior, que sacan muchos animales vivos de Asturias», pero pese ha ello se consiguió adherir 244 explotaciones nuevas, así como seis cebaderos, una sala de despiece y siete carnicerías.

Pero la marca «consolida el crecimiento continuado» de los últimos cinco años, según indicó la consejera. El 28% de su producción de carne se vende a otras comunidades autónomas, en especial a Madrid, Castilla y León y Baleares.

Los objetivos que tiene marcados la IGP para este año pasan por impulsar la marca de calidad de vacuno mayor, es decir, de animales a partir de los 18 meses, y lograr que no se vayan tantos terneros de la comunidad y se regrese a las cotas de crecimiento de ejemplares certificados del 10%, como en año anteriores.

Esta marca de calidad tiene registradas 84.517 madres, lo que supone un incremento del potencial productivo del 3,5% con respecto al año anterior, se realizaron más de mil controles y auditorías a los socios inscritos y se tomaron más de 24.000 muestras para el control de la trazabilidad del producto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos